Facebook Twitter Google +1     Admin

Goces en el periodismo: Oscar Arias Del Nobel a la Militarización

Buscando información en la red en estos días encontré este comentario, Oscar Arias: Del Nobel a la Militarización. Este fue publicado el 3 de octubre del 2006 por el diario Granma y a raíz de ello comenzó una campaña mediática que redundó en declaraciones altisonantes por parte de las principales figuras del gobierno costarricense. Quiero compartirlo con ustedes y también, algunos de los comentarios que encontré alrededor de él. Lo triste es que lo señalado hace dos años conserva plena vigencia.

Oscar Arias: Del Nobel a la militarización

ISABEL SOTO (Diario Granma, La Habana, 3 de octubre de 2006)

Desde su retorno al poder, tras casi dos décadas viviendo de la gloria de haber sido nombrado Premio Nobel de la Paz (1987), Oscar Arias procura gobernar hoy apelando a la fuerza en Costa Rica.



Contrario a la tradición en la otrora Suiza de Centroamérica, el mandatario impulsa una remilitarización cada vez más descarnada de los cuerpos policiales y despliega a sus efectivos siempre que se le antoja para tratar de acallar a los opuestos a su mandato.

El rechazo generalizado a su retorno y el empeño de promover la legitimación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, fueron obstáculos que tuvo que sortear Arias desde que articulaba la campaña con vistas a los comicios que redundaron en su victoria.

Mas, la millonaria suma invertida con tal de regresar a la presidencia poco garantizó la pasividad de organizaciones sociales, sindicalistas, estudiantes universitarios, académicos y otros.

El propio día de su investidura, Arias tuvo que poner en funciones a un amplio dispositivo policial-militar para contener a los cientos de manifestantes que, por primera vez en la historia de esta nación, se pronunciaron contra el ascenso de un gobernante electo.

A partir de entonces, miles de policías antimotines, de la caballeriza, la canina, de la Unidad de Intervención Policial y de la Dirección de Inteligencia y Seguridad fueron movilizados varias veces en Costa Rica.

Ni los recintos eclesiásticos se salvaron de esa política coercitiva: en la norteña ciudad de San Carlos varios cientos de policías rodearon la Catedral, limitaron el acceso a esta y catearon a los asistentes a una misa en la que coincidirían con el mandatario.

Tanta fue la afrenta, que hasta el obispo Sancasimiro condicionó la realización del oficio religioso al levantamiento de los retenes y el cese del hostigamiento a los feligreses.

La militarización de esa nación de Centroamérica va cada vez más lejos y prueba de esto fue el despliegue de los agentes policiales en el ámbito del Día de la Independencia en Cartago, antigua capital tica.

Estudiantes golpeados, retenes en las vías de acceso, buses detenidos y arrestos se reportaron en la fecha, mientras los medios de comunicación masiva apenas hacían alusión a los desfiles y jolgorios preparados con motivo de la efeméride.

Igual que en anteriores y sucesivas conmemoraciones patrias, el representante de la burguesía agroindustrial exportadora costarricense no vaciló en recurrir a la represión, consciente de la repulsa contra su modo de administrar la nación.

Los acontecimientos del 16 de agosto, cuando Arias se hizo rodear de un aparatoso operativo de seguridad para poder concretar el Consejo de Gobierno previsto para realizarse en el Parque Nacional, así lo prueban.

Pero en esa ocasión tampoco logró acallar a sus opositores, porque estos lograron burlar los controles y se presentaron ante los funcionarios reunidos al pie del monumento que conmemora la guerra contra los filibusteros norteamericanos.

Los manifestantes patentizaron entonces su rechazo a la ironía que representaba esa cita, destinada a potenciar la aceptación de las condiciones impuestas por Estados Unidos en virtud del TLC, frente a la estatua erigida en homenaje a los negados a la injerencia norteña.

El desparpajo del Premio Nobel colmó la copa de los Frentes Comunitarios de Lucha contra ese tratado bilateral con Washington, quienes denunciaron la actitud hipócrita del presidente.

Mientras el panorama costarricense se ensombrece y los residentes en ese país sienten nostalgia por la paz vivida en otras épocas, Arias continúa emitiendo discursos pacifistas hacia el exterior para captar el favor de la opinión pública.

Pero las noticias sobre los reiterados estados de sitio implantados en estos meses rebasan las fronteras de Costa Rica: sobre todo el último de estos, registrado en la caribeña provincia de Puerto Limón, demostró el cambio progresivo en el país "sin ejército" desde 1948.

Fuerzas policiales y militares tomaron las instalaciones portuarias de la zona, coaccionaron a obreros y civiles y araron el camino a los investigadores policiales en detrimento de los obreros negados a aceptar la privatización de los muelles promovida por Arias.

Archivos fotográficos y documentales de las autoridades son desempolvados con mayor frecuencia y eso explica la realización de más de un juicio político en estos tiempos.

Tal práctica también puede incrementarse de continuar la estrategia represiva en boga, violatoria de la libertad sindical, los derechos ciudadanos y hasta de la democracia representativa, de la cual el cuestionado Premio Nobel de la Paz siempre se presentó como adalid. (PL)

Desahuciado said...

¿Te acordás, Jámes, cuando tuvimos la conversación acerca del Señor Comendador y su Consenso de Costarrica?

Que yo dije que apoyaba que el Señor Comendador hubiera dicho lo del libre comercio en la onU porque estaba siendo congruente su discurso con sus acciones. Es decir, que era lo único realmente honesto de toda esa hablada. Y el tal consenso no me parecía (no recuerdo la palabra)... que me parecía pura mierda (estaba tratando evitar una palabra folclórica).

Bueno, ¿ahora entendés lo que estaba tratando de decir? Y que mi animadversión hacia ese ese señor no está tan infundada.

Claro que me acuerdo. Lo que pasa es que creo que estamos hablando del mismo tema de dos cosas distintas.
Mi opinion es que de lo que dijo el orejón en la ONU (las tres propuestas planteadas en el post "Costa Rica en Asamblea General de las Naciones Unidas") me parecen buenas la primera (aportar dinero a paises que inviertan en educacion, salud y vivienda y cada vez menos en armas y soldados) y la tercera (reforzar la gobernabilidad globlal y reformar insituciones), esas dos propuestas me parecen muy respetables, indiferentemente si el "presidente de corn flakes" cree en eso o no, el punto es que son buenas propuestas. De hecho la tercera propuesta de CR también fue planteada por Hugo Chávez en su discurso, en fin es una buena idea.
La otra propuesta de CR es la de abrir el comercio, eso no lo apoyo (hagase o no) no lo apoyo, no hay porque.

Mi evaluación del discurso de Arias no fue con respecto a su honestidad. De eso no tengo duda, desde que fue candidato a precidencia es un hipócrita!.

El problema, bwoycillo, es que sin acciones que respalden tal posición, el discurso de Don Orejas del Azúcar y Etanol, Señor Comendador de la Encomienda de Costarrica queda solamente como una de tantas bonitas proposiciones que no van a ir más que al archivero de la tal institución.
¿Con qué cara se va a ir a promover el tal consenso? Esta crítica salió en Cuba, presidencia de los NOAL, uno de los grupos que agrupan a países de los que deberían estar más interesados en apoyarla. y no creo q lo hagan.
Sí la propuesta es muy buena, pero tan vacía y tan imposible de realizar como los cacareados Objetivos del Milenio (otra muestra más de la inoperancia de la ONU, pero al menos queda la esperanza en lo bonito que pueden llegar a pensar algunos líderes internacionales). Por tanto, y siendo asquerosamente funcionalistas, no sirve de nada, simplemente.

Me parece muy interesante el punto de vista de esta periodista, y ahora que ella menciona la busqueda de la militarizacion del pais otra vez, no se si han oido una noticia reciente sobre la implantacion de una fabrica de armas en costa rica si se aprueba el TLC. A mi me parece que el Presidente se anda jactando de un pais de paz y sin ejercito pero pienso que el tener un a fabrica de armas seria lo mas contradictorio posible para esta publicidad que hace nuestro presidente. Segun lo poco que he escuchado y me asusta no hay ninguna ley del gobierno ni en el TLC que impide que esta fabrica se implante en el pais. Ahi les dejo la interrigante !

Varo estamos de acuerdo, con una eventual aprovación del TLC no habría nada que irrumpa al comercio, ni siquiera la moral. Se instauraría la doble moral en costa rica. Es preocupante.

gracias a todos por los comentarios alrededor de mi artículo. me hacen confiar mucho más en que lo que hago, vale la pena.

Isabel, aqui en el blog no están escritos todos los comentarios que yo he escuchado a rededor de este trabajo suyo, en general muchos cosatarricenses sentimos que lo que ud. dice es cierto completamente.
Ojalá que siga informando más de lo que pasa, pues en Costa Rica los medio de comunicación de más audiencia desinforman al pueblo y gracias a notas internacionales como la suya el pueblo se informa porque se da cuenta de que algo esta pasando. Gracias, gracias!!!

Viernes, 04 de Abril de 2008 00:33. Isabel Soto Mayedo #. Militarización y militarismo

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris