Facebook Twitter Google +1     Admin

El Salvador- Los hilos de la dependencia

20081128204643-san-salvador.jpg

La crisis internacional del capitalismo- que comenzó en Estados Unidos y obligó a varios gobiernos a desembolsar millones de dólares en instituciones financieras privadas- demostró una vez más la dependencia económica de El Salvador.

La elevación de las tasas de interés, la suspensión de importantes proyectos de construcción, de créditos, y el incremento de la deuda estatal, en 38 millones de dólares, son apenas algunos de los efectos de la desaceleración en el país más pequeño de Centroamérica.

Para algunos analistas, una de las consecuencias más graves es la incapacidad gubernamental de pagar a las distribuidoras de energía el subsidio generalizado, pese al compromiso de destinar 31,5 millones de dólares para evitar el aumento de los precios.

La emisión de Letras del Tesoro del Estado, que en el último tramo de 38 millones de dólares alcanzaron tasas de 7,5 por ciento a menos de 90 días de plazo; y la decisión de los bancos de suspender el otorgamiento de créditos, son otros de los impactos en la actividad económica.

Mientras el Secretario Técnico, el ministro de Hacienda y la presidenta del Banco Central de Reserva (BCR), aseguran que no hay falta de liquidez en el país, la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADE) y la calificadora internacional Fitch Ratings, desmienten esa afirmación.

El 13 de octubre, Fitch Ratings bajó la calificación de riesgo de El Salvador de estable a negativa y justificó su fallo con los crecientes riesgos provenientes de las mayores presiones fiscales y económicas en un contexto de ajustada liquidez doméstica y externa, publicó el Diario de Hoy.

“La ajustada liquidez complicó el panorama financiero del soberano (el Estado), incluso en las obligaciones de corto plazo. Tasas de interés más altas fueron requeridas para renovar los vencimientos de corto plazo y disminuyó el interés por instrumentos cuyo vencimiento va más allá de las elecciones de 2009”, precisó en un informe la calificadora.

Por su parte, FUSADES consideró que, a partir de agosto, el país entró en franca desaceleración hasta apenas uno por ciento en los últimos dos meses, con perspectivas de reducirse el crecimiento a valores cercanos a cero, a finales del año.

Un informe trimestral de la institución consignó que El Salvador gastó 527 millones de dólares más en petróleo en lo que va de 2008, en relación con 2007.

La factura por el combustible y el pago de los subsidios– que aumentó en 157,5 millones de dólares hasta el tercer trimestre en comparación con igual período del año anterior- originó en buena medida la falta de liquidez en el ámbito nacional.

Ello desencadenó también, según FUSADE, una competencia entre el sector público y el privado por dinero y ello redundó en el aumento de las tasas de interés.

La crisis financiera internacional marcó su huella, además, en la actividad bancaria: en el territorio, gran parte de los bancos están en manos de corporaciones internacionales y en virtud del desajuste, padecen el corte de flujos desde sus casas matrices.

El cierre de líneas de crédito, iniciado en la segunda semana de octubre, derivó en que una docena de grandes proyectos de construcción quedaran postergados. Entre estos, El Pedregal, ambicioso plan orientado a la construcción del edificio más alto de San Salvador, con 104 metros de altura, junto al centro comercial Multiplaza.

Más del 50 por ciento de la obra está ejecutada, a pesar de lo cual fue suspendida su conclusión. Igual ocurrió con Plaza Futura, un centro comercial en la Zona Rosa, que tras meses de excavaciones y otras acciones, está parado en este momento.

Expertos asociados a estas instituciones sugirieron buscar más recursos del exterior y en ello pueden desempeñar un papel esencial los incentivos a la entrada de remesas, lo cual será promovido durante la Sexta Convención de Salvadoreños en el Exterior.

En la cita, que tendrá lugar del 25 al 27 de noviembre próximos en la Universidad José Simeón Cañas, cientos de emigrados abordarán cuestiones relacionadas con "El Capital Humano de la Diáspora: más allá de las remesas".

El presidente de la agrupación civil Salvadoreños en el Mundo, Francisco Rivera, precisó que el encuentro durará tres días y su objetivo central es fortalecer la visión- de los que residen en el exterior- de contribuir a la riqueza de la nación salvadoreña, publicó el Diario de Hoy, en su edición del martes 11 de noviembre.

Para otros entendidos, sería recomendable negociar un préstamo a largo plazo por mil millones de dólares, ofrecido por el Fondo Monetario Internacional a El Salvador, y otro de emergencia por 500 millones de dólares al Banco Interamericano de Desarrollo.

Economistas y dirigentes de agrupaciones sociales cuestionaron tales propuestas, porque pueden redundar en el acrecentamiento de la deuda externa de la nación y por ende, en la reducción de recursos que pudieran aliviar graves problemas sociales.

Este cierre de flujos afecta al país en dos vías: por una parte, deja incapacitadas a las grandes empresas salvadoreñas para gestionar créditos con la banca internacional, y por otra, las mismas entidades se encuentran imposibilitadas de obtener préstamos en los bancos radicados en el territorio.

Aunque el gobierno informó que la economía creció 3,6 por ciento durante el primer semestre y sus proyecciones para fin de año apuntan a 3,9 por ciento, el BCR mantiene distancia de tal posición y el Fondo Monetario Internacional, vaticinó 3,6 por ciento para 2008.

Entre los analistas, la reticencia es la respuesta generalizada a tratar sobre la problemática en el país centroamericano, coincidieron en afirmar los comentaristas Rodrigo Baires, Carlos Martínez y Carlos Dada, citados por el periódico El Faro Net.

Todo esto ocurre en medio de la coyuntura electoral y autoridades gubernamentales procuran justificar a las entidades financieras, alegando una supuesta cautela de sus directivos ante probables erogaciones fuertes de dinero en este contexto.

La Directora Asociada del Grupo de Soberanos de Fitch, Casey Reckman, es partidaria de que la situación política incide en los recelos: “los riesgos en la flexibilidad financiera y fiscal se han exacerbado por la actual incertidumbre política relacionada con las elecciones generales de inicios de 2009”, comentó.

 

Miércoles, 26 de Noviembre de 2008 09:53. Isabel Soto Mayedo #. América

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comEl Estudiante

Muchas gracias por esta informacion me ha servido para una Tarea.

Fecha: 07/08/2010 14:30.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris