Facebook Twitter Google +1     Admin

Desmoronamiento de la oposición en semana boliviana

20110123164945-4.jpg

Las críticas llovieron esta semana sobre la oposición boliviana, cuyo desmoronamiento comenzó a evidenciarse por la incapacidad de conciliar intereses para defender su postura, ante el empuje de la fuerza del Movimiento Al Socialismo (ALP).
Durante las sesiones de posesión de las directivas de las cámaras de la Asamblea Legislativa Plurinacional, el jueves, los oponentes al Gobierno develaron su falta de madurez política y la fragmentación que los golpea.
Parlamentarios del MAS concordaron en que vivieron en esa jornada momentos de vergüenza ajena, porque vieron a una oposición dividida, capaz de confrontarse, insultarse y hasta abandonar el escenario político.
Lo peor es que esa oposición esté dirigida por un prófugo de la justicia boliviana: el gobernador suspendido de Tarija, Mario Cossío, quien huyó tras ser acusado de corrupto y permanece en Paraguay.
Éste se comunicó con los opositores y les sugirió quién debía asumir por ellos en la directiva cameral, lo que desató la disputa, denunció el senador opositor Marcelo Antezana.
Tanto en la Cámara de Diputados como en la de Senadores, lideró el altercado Convergencia Nacional (CN), cuyos representantes provocaron el alargamiento de las sesiones y hasta abandonaron el hemiciclo en dos oportunidades, en medio del intercambio de improperios.
Tras calmarse, a duras penas, permitieron concretar la posesión de las nuevas directivas mas un día después anunciaron su escisión, aunque aceptaron colaborar en la consolidación del nuevo modelo de desarrollo impulsado por las fuerzas de cambio en Bolivia.
Las críticas a los opositores estuvieron acompañadas del reclamo generalizado de gestionar la repatriación de Cossío para que responda a la justicia por las denuncias de corrupción en su contra.
Autoridades gubernamentales aseguraron que obrarán en ese sentido, porque detrás de la concesión de asilo al gobernador suspendido estuvo la derecha en ese país y el interés político.
Cossio llegó el 22 de diciembre a Paraguay y al otro día, el legislativo y la Comisión Nacional de Refugiados (Conare) sesionaron para analizar su caso, mientras que la segunda, en apenas 72 horas, respondió de modo favorable a su solicitud, pese a que contaba con 90 días para hacerlo.
Los medios de prensa al servicio de la reacción también hicieron su papel y en particular, el diario ABC, que en menos de un mes dedicó nueve titulares en portada, 64 artículos y más de 140 notas, a reforzar la idea de que la vida del boliviano corría peligro por su oposición a Morales.
Pero ni ese show mediático -vinculado a la estrategia desestabilizadora contra los gobiernos progresistas en América Latina-, ni las actuaciones de la derecha nacional, detendrán la refundación.
Los asambleístas tratarán este año leyes esenciales tendientes a garantizar la seguridad alimentaria y desmontar el aparato económico de matriz neoliberal, en correspondencia con la respuesta gubernamental a la escasez de alimentos y al alza de los precios de productos básicos.
En ese orden, Morales despliega una estrategia de diálogo con los empresarios agroindustriales, que seguirá la semana entrante, tras alcanzar acuerdos con la agrupación más importante del sector, la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo.
De forma paralela, el Congreso Nacional de Salud trató acerca de la posibilidad de establecer el sistema de atención gratuita en los próximos cuatro años y la manera más eficaz de frenar el progresivo avance de la epidemia de dengue, sobre todo en la región amazónica.
Todo esto en medio de los preparativos para festejar el primer año de mandato bajo el signo de la creación del Estado Plurinacional, que tendrá lugar este sábado en todo el territorio suramericano.

Domingo, 23 de Enero de 2011 08:49. Isabel Soto Mayedo #. América

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris