Facebook Twitter Google +1     Admin

Educación católica: un reclamo del Papa no tan inesperado en Cuba

20120328193827-papa-en-la-plaza-de-la-revolucion11-580x412.jpg

"Cuando la Iglesia pone de relieve este derecho, no está reclamando privilegio alguno. Pretende sólo ser fiel al mandato de su divino fundador, consciente de que donde Cristo se hace presente, el hombre crece en humanidad y encuentra su co...nsistencia. Por eso, ella busca dar este testimonio en su predicación y enseñanza, tanto en la catequesis como en ámbitos escolares y universitarios. Es de esperar que pronto llegue aquí también el momento de que la Iglesia pueda llevar a los campos del saber los beneficios de la misión que su Señor le encomendó y que nunca puede descuidar."

(Benedicto XVI. Misa en la Plaza de la Revolución, La Habana, Cuba. 28 de marzo de 2012)

Poco sorprendió el reclamo del papa Benedicto XVI. La educación es el principal mecanismo de reproducción de la fe. Mejor, si esta enseñanza se ejerce desde edades tempranas y en ambientes escolares, bajo la conducción de un maestro preparado específicamente para el tema.

En Cuba, uno de los primeros estados laicos de América Latina, la instrucción en el catolicismo fue desterrada del sistema educacional público en 1961.

El tema es uno de los ejes entorno al cual giró el conflicto entre ambos poderes desde los momentos iniciales del proceso revolucionario, que transformó de manera radical el panorama de la nación.

En el resto del mundo, en medio del progresivo anticlericalismo por los escándalos de pederastia y otras manchas sobre las curias, también está vigente la demanda católica de incidir de modo directo en la educación de las nuevas generaciones para garantizar la continuidad y arraigo de esta religión.

Miércoles, 28 de Marzo de 2012 11:38. Isabel Soto Mayedo #. Cuba

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris