Facebook Twitter Google +1     Admin

Sea Cloud, leyenda viva de la marinería, en aguas de Nicaragua

20130105145851-seacloud-image2.jpg

El octogenario barco Sea Cloud, mito viviente de los cruceros y de la marinería a escala internacional, permanece fondeado en aguas nicaragüenses.

   La embarcación echó anclas el 31 de diciembre de 2012 frente a las costas de San Juan del Sur, poblado del departamento de Rivas y aledaño al océano Pacífico, y desde entonces mantiene sobre si las miradas de los lugareños y visitantes.

   Desde esa localidad es visible la entereza que conserva ese yate de recreo de cuatro mástiles, cuya construcción terminó en 1931 en los reconocidos astilleros de Kiel, en Alemania, donde también surgieron los submarinos estrenados durante la Primer Guerra Mundial (1914-1918).

   El Hussar II, como primero fue bautizado, navegó por mucho tiempo como el barco privado más grande del mundo, luego que el magnate neoyorquino, E.F. Hutton, lo regalara a su esposa, Marjorie Merriweather.

   Transcurrido casi un lustro la nave fue renombrada como Sea Cloud y devino embajada y misión comercial oficiosa de Estados Unidos, durante sus largas estancias en puertos de todas partes, donde recibió a bordo a millonarios, celebridades y diplomáticos de disímiles países.

   Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), la armada estadounidense movilizó a la embarcación, la despojó de mástiles, le dotó de armamento y la lanzó al mar con un motor, como IX-99.

   Hasta el año 1946 duró el servicio militar del barco, obligado a realizar tareas de vigilancia, como guardacostas y de trasmisión de datos, y de ello da fe una placa que conserva bajo el puente de mando con unas barras doradas.

   Tras esas azarosas misiones volvió a manos de sus propietarios, quienes invirtieron una fortuna en recuperar su aspecto original, pero al final determinaron venderlo a alguien que lo codiciaba desde que había viajado en él: el ex dictador de República Dominicana, Rafael Leónidas Trujillo.

   El también conocido como general Chapita llamó en 1955 a la nave como su hija Angelita y desde entonces la utilizó como suerte de oficina hasta su ajusticiamiento, seis años después.

   La familia de Trujillo trató de escapar de la isla La Española con el cuerpo del mandatario a bordo del Angelita, con destino a las Islas Canarias, España, pero fueron obligados a regresar por el gobierno dominicano.

   La embarcación pasó luego por varios dueños, intentos de convertirla en buque escuela civil, y otros proyectos, hasta que en 1978 unos inversionistas alemanes lograron agenciársela.

   Harmut Paschberg y un grupo socios de Hamburgo, entusiastas de los buques de vela germanos, le devolvieron el nombre de Sea Cloud al barco, lo sometieron a una profunda remodelación en los mismos astilleros donde 47 años antes había sido construido y lo devolvieron al mar.

   Desde 1979 el emblemático buque inició labores como crucero, con capacidad para 64 pasajeros y una dotación de 16 tripulantes, y la eficacia de su labor motivó a los directivos de la compañía Sea Cloud Cruises a ordenar la construcción de otro velero a su imagen y semejanza.

Viernes, 04 de Enero de 2013 14:58. Isabel Soto Mayedo #. Crónicas Latinoamericanas

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris