Facebook Twitter Google +1     Admin

Petrocaribe en su octava cumbre en Nicaragua

20130629002433-cumbre-petrocaribe-293x150.jpg

Nicaragua está de gala a partir de este 28 de junio con la visita de delegados de 18 países de América Latina y el Caribe que procuran sentar las bases técnico-jurídicas para la creación de una zona económica de Petrocaribe.

Este viernes la comisión técnica de ese mecanismo procura formular de manera precisa esa propuesta, que será evaluada por los ministros de los Estados miembros, como antesala de su aprobación mañana por los jefes de Gobierno, precisó el ministro de Hacienda y Crédito Público de Nicaragua, Iván Acosta.

"Estamos enfocados en establecer una mayor integración, intercambio comercial, mayor esfuerzo de que el comercio logre expandirse e impacte el crecimiento de nuestros estados y al mismo tiempo garantice el desarrollo socio productivo de nuestros países", afirmó.

En otros términos -puntualizó-: crear las condiciones para que intercambien 83 millones de personas que no lo hacen, aunque estamos muy cerca unos de otros.

Nuestros pueblos están muy interconectados histórica, geográfica y políticamente, pero somos los que menos intercambiamos y el desarrollo está muchas veces asociado a una tendencia contraria a ello, de acuerdo con Acosta.

Puso por ejemplo lo alcanzado en ese orden entre Nicaragua y Venezuela, que con ese acuerdo energético y a través de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América llegaron a un flujo comercial, cuyo valor ronda los 600 millones de dólares.

El limitado intercambio entre el Caribe y Centroamérica, explicó, hace perder nuestras capacidades productivas y allí se ve la asimetría, porque "estamos intercambiando con países que probablemente se llevan la tajada de león".

"Debemos darle vuelta a esa situación de cómo está estructurada la relación económica por el bien de nuestros Estados, de nuestros países, y para que la pobreza sea una cuestión de historia", expresó.

Estamos en el Caribe, la zona de más alto valor en términos de marca para el turismo, pero nosotros no la explotamos en función de estos países, comentó e hizo referencia al caso asiático, región más integrada y de más alto desarrollo.

Aludió al necesario desarrollo en términos comerciales, de la infraestructura, del transporte, así como a la necesidad de una mayor integración e intercambio, respetando las asimetrías, la justicia social y complementariedad, términos excluidos de otras formas de comercio.

Petrocaribe surgió el 29 de junio de 2005 con el propósito de crear una nueva forma comercial, un nuevo modo de relación entre los países caribeños y los pueblos de Centroamérica y Venezuela.

El surgimiento de este acuerdo energético cambió la estabilidad económica y social de esos pueblos, que sin él hubieran sido muy golpeados de 2008-2009 por la crisis financiera, las fluctuaciones del petróleo y el alza desmesurada de los precios de los alimentos.

Petrocaribe rumbo a su octavo aniversario

Ocho años después de la adopción del Acuerdo de Cooperación Energética, el 29 de junio de 2005, Petrocaribe procura dar un salto superior con la estructuración de una zona económica en su octava Cumbre en Nicaragua.

El proyecto beneficiará en primera instancia a Venezuela, Cuba, Antigua y Barbuda, Honduras, Haití, Bahamas, Jamaica, Belice, Nicaragua, República Dominicana, Dominica, San Cristóbal y Nieves, Granada, San Vicente y las Granadinas, Guatemala, Santa Lucía, Guyana y Suriname.

Con la concreción de esa propuesta, a partir de esta reunión en Managua, esos 18 países pueden fortalecer el modelo comercial equitativo y justo que distingue la relación entre ellos desde que suscribieron el acuerdo promovido por el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez (1954-2013).

Petrocaribe demostró en estos años sus potencialidades para contribuir al cumplimiento de esa meta, por oposición a lo que preconizan los tratados de libre comercio o acuerdos de asociación con la lógica neoliberal que privilegia el mercado en detrimento de los seres humanos.

Gracias al abastecimiento sistemático de hidrocarburos desde Venezuela, con facilidades de pago, esas naciones fueron menos golpeadas por la crisis financiera, las fluctuaciones en los precios del petróleo y el alza de los valores de los alimentos en 2008, coinciden expertos.

En casos como el de Nicaragua, donde el gobierno pretende una redistribución más equitativa de las riquezas, la inserción en ese mecanismo posibilitó dinamizar la economía a favor sobre todo de pequeños y medianos productores, según el vicepresidente de la empresa Albanisa, Francisco López.

De igual modo aportó a la implementación de programas sociales con gran impacto para las familias más empobrecidas, acorde con el Plan Nacional de Desarrollo Humano, y proyectos de generación energética de forma sustentable y con menores impactos en el medio ambiente, entre otros.

Petrocaribe es un mecanismo de respeto y equidad, basado en un esquema de financiamiento justo, con rendimientos financieros que favorecen por igual a todos sus miembros, concuerdan representantes de los países afiliados a ese acuerdo.

Ese instrumento integrador, que tiene como principio fundamental la complementariedad, está signado por la sensibilidad humana y ello prevalecerá en las bases de esa nueva zona económica, de cumplirse los pronósticos de presidentes, ministros y otros enrolados en su formación.

La determinación de dar curso a la concreción de esa iniciativa derivó de la séptima cumbre, celebrada el 5 de mayo de 2013 en Caracas, bajo el criterio compartido de que posibilitará consolidar los espacios políticos, económicos y comerciales a fin de afianzar la soberanía en la región.

Aún es limitado el intercambio entre estas naciones, pese a su cercanía desde el punto de vista geográfico, lo cual redunda en que buena parte de ellos terminen negociando con "países que se llevan la tajada de león", señaló el ministro de Hacienda y Crédito Público de Nicaragua, Iván Acosta.

La creación de una zona económica de Petrocaribe impulsará la inversión, el comercio y el desarrollo de las capacidades productivas de estas naciones, ganada la estabilidad energética en virtud de este tratado, concordó Acosta con otros expertos.

Para los integrantes de Petrocaribe cuestión esencial es fortalecer el intercambio de bienes a través del respeto a las asimetrías y a la complementariedad para propiciar mejores condiciones de vida a los seres humanos y justicia social.

América Latina y el Caribe vive un proceso de reencuentro y unidad, en el cual sobresale la decisión de continuar creando las mejores condiciones para garantizar los derechos de sus más de 570 millones de habitantes.

El alcance de esa meta será el mejor homenaje a Chávez, cuya pérdida física renovó el compromiso de asumir su legado, en el accionar de los delegados de los 18 países miembros del ente que intentan un nuevo paso de avance en esta Cumbre en Managua.

Viernes, 28 de Junio de 2013 16:24. Isabel Soto Mayedo #. América

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris