Facebook Twitter Google +1     Admin

Diálogo, divisa reiterada a Colombia y Costa Rica por Ortega

20130815194037-76289-4469188179644-2020173663-n.jpg

Ahora que el Almirante Gilberto Pinto Blanco, Comandante General de la Armada de la República Bolivariana de Venezuela, nos imponía en el pecho, en el pecho del pueblo nicaragüense, en el pecho de Sandino, en el pecho de Carlos, de Tomás, de Santos López; en el pecho de quienes se enfrentaron al expansionismo yanqui en el siglo antepasado; en el pecho de nuestros ancestros, de nuestros caciques, de nuestros héroes, con Diriangén a la cabeza.

¡Qué honor para los nicaragüenses recibir esta Condecoración que representa la Fuerza Liberadora de Miranda! Yo conocí a Miranda a través de la lectura, y para conocer a Bolívar había que conocer a Miranda; y en Sandino encontramos al hijo de Bolívar.

Y hoy, en estos nuevos tiempos de Nuestramérica caribeña, de unidad, de integración, en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, en el ALBA, en PETROCARIBE, en los diferentes procesos de integración subregionales que se viven en toda la región, para nosotros es reconocer lo que ha significado en este proceso, Bolívar a través de Chávez. Por eso bien lo dice el Almirante Pinto Blanco, que así lo llama y lo dice el pueblo bolivariano; y lo dicen nuestros pueblos, y el pueblo nicaragüense, en este mismo sitio donde el 10 de enero del año 2012, estuvo el Presidente-Comandante Hugo Chávez Frías, acompañándonos.

¡Chávez vive! Chávez vive en la lucha que libran los pueblos latinoamericanos y caribeños, por la unidad, por la integración, que nos permiten acercarnos más con un objetivo común, y es, ¡unidos somos más fuertes! Unidos, al ser más fuertes, entonces se nos respeta en la comunidad internacional. Unidos, podemos desarrollar programas y políticas en beneficio de las familias latinoamericanas y caribeñas, ¿para qué? Para sacarlas de la pobreza.

Porque es un gran reto que tenemos en toda América Latina y El Caribe, sacar a nuestros pueblos de la pobreza, de la miseria, del analfabetismo, en que lo ha venido enterrando periódicamente el capitalismo salvaje, como bien lo llamó Juan Pablo II; y traerles bienestar a nuestros pueblos: salud, educación, trabajo. Esos son los grandes objetivos, y para alcanzar esos grandes objetivos es fundamental la estabilidad, la seguridad, en nuestras naciones y en nuestras regiones.

De ahí, la trascendencia que tiene el hecho de que estamos siendo respetuosos, estamos demostrando ser respetuosos los gobiernos latinoamericanos y caribeños; estamos demostrando ser respetuosos del principio de resolver nuestras diferencias por la vía del diálogo, por la vía de la negociación. Y en el caso extremo, ya nunca jamás recurrir a aquellas guerras fratricidas que bañaron nuestros territorios, sino recurrir a los organismos internacionales que están instalados para poder pronunciarse, para definir lo que le corresponde a cada quién.

Larga historia de respeto a la CIJ

Nicaragua tiene una larga historia en lo que es el acatamiento a los organismos internacionales, en lo que es el recurrir a los organismos internacionales, a la Corte Internacional de Justicia (CIJ). Ahí hemos recurrido en múltiples ocasiones, en algunas ocasiones el resultado ha sido adverso para Nicaragua: territorio en litigio que era disputado con la hermana República de Honduras. El fallo favoreció a Honduras, y nosotros indiscutiblemente reconocemos ese fallo, se reconoció en su momento, y lo seguimos reconociendo. Es un fallo que al triunfar la Revolución en el 79, no lo pusimos en duda, no lo pusimos en cuestión; ya había fallado la Corte, por lo tanto no había razón alguna para venir a desconocer ese fallo.

En cambio, un tratado, un acuerdo, que fue impuesto a Nicaragua allá por los años 1928, cuando nuestro país estaba ocupado por las tropas de la marinería norteamericana; una larga ocupación a la cual se enfrentó y resistió Sandino. En esas dolorosas circunstancias se le impuso a Nicaragua, recurriendo como siempre a los que Sandino llamaba "peleles y vendepatrias", que los nombraron los yanquis como presidentes en nuestro país, en elecciones que en ese entonces, incluso, el consejo electoral eran las tropas yanquis, las tropas de la marinería yanqui... ¡fíjense qué trabajo! Las tropas de la marinería yanqui ejerciendo la labor de Consejo Supremo Electoral en Nicaragua.

En esa circunstancia se impuso ese tratado, y bueno, el pueblo no lo aceptaba, y las nuevas generaciones no lo aceptaban. Y saltamos del año 1928 al año 1979, el triunfo de la Revolución Popular Sandinista; y uno de los primeros actos legítimos de gobierno de ejercer soberanía, fue el Decreto de la Junta de Gobierno, que en ese momento dijimos: ese tratado es nulo de toda nulidad; por lo tanto, no lo podemos reconocer.

Y fuimos donde el juez, porque no íbamos a plantearnos –aunque hubiésemos tenido la fuerza militar– no íbamos a plantearnos la vía militar para resolver ese diferendo, sino que dijimos: vamos a la corte; y fuimos a la Corte Internacional de Justicia. A esa misma Corte a la que recurrimos en medio de la guerra, y que dictó un fallo, una sentencia histórica, donde condenó al gobierno encabezado por el Presidente Ronald Reagan, que en paz descanse. le condenó por todos los crímenes cometidos en Nicaragua; por los actos de terrorismo cometidos en Nicaragua, por el minado de los puertos, por la destrucción de escuelas, por la destrucción de puentes; por el asesinato de maestros, por el asesinato de médicos, por la muerte de miles de jóvenes, de miles de nicaragüenses. Lo condenó a Estados Unidos, y ahí está la sentencia.

Yo le decía en una entrevista un día de estos a RT, la Televisión Rusa, de la Federación Rusa. Me preguntaban por el fallo, y les decía que esa sentencia sigue viva. Llegará el día en que habrá una administración en Estados Unidos que reconocerá lo que dicta ese fallo, e indemnizará a Nicaragua, tal y como lo manda el fallo de la Corte de Justicia.

Y fuimos a la Corte también, de común acuerdo, Honduras y Nicaragua, para delimitar nuestra línea en el territorio marítimo, en el Mar Caribe. y el día de la sentencia nos reunimos los dos presidentes: el Presidente Manuel Zelaya y yo, para dar una señal de respeto a lo que es la autoridad mundial en esa materia.

Guanacaste es Nicaragua

Y con Costa Rica hemos ido en múltiples ocasiones también a la Corte, y ahora continuamos en la Corte con Costa Rica. Siempre dispuestos a dialogar con Costa Rica, siempre dispuestos a buscar acuerdos con Costa Rica; pero mientras no se abra ese camino, mientras Costa Rica no contemple ese camino, no considere esa posibilidad, no queda más camino que continuar en la Corte; y continuamos en la Corte, que falló también con toda claridad que el Río San Juan es patrimonio de los nicaragüenses.

Había un diferendo alrededor del Río San Juan, y Costa Rica pensaba, algunas autoridades en Costa Rica pensaban que podía pasar lo mismo que sucedió con toda esa zona que está en Guanacaste, territorio nicaragüense. Y ahí estamos hablando de miles de kilómetros cuadrados; no estamos hablando de 3 kilómetros cuadrados, 2.8 kilómetros cuadrados en ese territorio nicaragüense de Harbour Head, en el humedal. No, no estamos hablando de un territorio minúsculo, estamos hablando de miles de kilómetros cuadrados.

Nosotros podríamos considerar –dadas las circunstancias y que este es un tema que no ha sido debatido en la Corte– podríamos considerar llevar el caso a la Corte Internacional de Justicia. Eso le permitiría a Nicaragua recuperar un inmenso territorio, si la sentencia favoreciese a Nicaragua. Y hay fundamentos históricos, hay elementos también de confrontación y enfrentamiento al expansionismo yanqui.

Fíjense que hemos perdido territorios precisamente cuando nuestro país ha estado enfrentado al expansionismo yanqui entonces. Y Costa Rica pensó que, como estaban ellos comprometiendo tropas en el enfrentamiento contra el expansionismo yanqui, que también iba contra ellos, y donde la primera línea de combate se estaba dando en Nicaragua, entonces después consideraron que había que cobrarle a Nicaragua, y cobrarle el río y cobrarle más territorio, ¡hasta el lago le querían cobrar a Nicaragua! O sea, hasta allí han llegado las ambiciones de algunos políticos en Costa Rica que han ejercido poder; y ahí está la historia, ahí están los documentos. Entonces, pienso que eventualmente podemos también recurrir a la Corte.

Como es nuestro derecho también, en el caso de la hermana República de Colombia, es nuestro derecho a aspirar al mar territorial, es decir, a lo que está pendiente de definición en instrumentos y organismos de Naciones Unidas. Porque con Colombia teníamos ese territorio donde se dio ese tratado en el período de la ocupación norteamericana.

Les decía que triunfó la Revolución, y entonces desconocimos el Tratado; luego fuimos a la Corte, y después de tantos años, en noviembre del año pasado falló la Corte. Y la Corte le reconoció a Nicaragua lo que en derecho le corresponde a Nicaragua: 90,000 kilómetros cuadrados recuperados. ¿Que no se logró reincorporar a Nicaragua las Islas de San Andrés? Bueno, no nos queda más que ser respetuosos con la sentencia. La sentencia favoreció en ese sentido a Colombia con San Andrés, y a Nicaragua con el mar.

Vigilancia y seguridad en el Caribe

Nosotros desde ese momento hemos estado ejerciendo labores normales que se ejercen en las aguas que le pertenecen a un estado, en este caso al estado nicaragüense. Inmediatamente después del fallo se empezó a navegar ¿con quién? con la Fuerza Naval, ¿y acompañados de quién? De la Fuerza Aérea. Fuerzas navales muy modestas las nuestras, que ameritan lógicamente un fortalecimiento, y estamos trabajando para que se puedan fortalecer nuestras fuerzas navales, con ánimo de paz y seguridad. Porque las fuerzas navales se encuentran ahora, y se combinan, y lo decía antes, para enfrentar la pobreza, para enfrentar la miseria, para enfrentar el hambre.

Tenemos que combatir el narcotráfico y el crimen organizado, porque esa es la principal amenaza a la seguridad que tienen nuestros países; esa es la mayor amenaza. Y hay un convencimiento de que es necesario unir esfuerzos, y hemos venido uniendo esfuerzos... primero, en nuestra subregión aquí en Centroamérica, en el Caribe, coordinando también actividades con la hermana República de Colombia.

Y hemos venido también trabajando con los hermanos venezolanos, que hoy nos han honrado con este reconocimiento a nuestro pueblo. Nuestros saludos a Nicolás, a Cilia; a la Ministra de Defensa, la Ministra del Poder Popular para la Defensa, la Almirante en Jefe Carmen Meléndez Rivas, para ella también nuestros saludos.

Igualmente, hemos trabajado con los Estados Unidos de Norteamérica. Cuando se acordaron, cuando se tomaron estos acuerdos, estos convenios, recuerdo bien que había un planteamiento de parte de los norteamericanos de instalar una base allá en el Caribe, en la zona de Bilwi. Nosotros estábamos en la oposición, y nos pidieron una reunión, nos reunimos con ellos, y les manifestamos, yo les decía: si Estados Unidos quiere ayudar en el combate al narcotráfico, no es instalando bases aquí en Nicaragua, sino fortaleciendo las instituciones que tiene Nicaragua; fortaleciendo al Ejército, fortaleciendo a la Fuerza Naval, fortaleciendo a la Fuerza Aérea. No haciéndolas a un lado instalando sus bases, imponiendo sus tropas, imponiendo sus medios. Lo que necesitamos es que Estados Unidos aporte al fortalecimiento de estas Instituciones que al final de cuentas le están cuidando las espaldas a los Estados Unidos, aquí en la región centroamericana.

Ese fue nuestro planteamiento, y uno de los puntos de mayor discusión es el que tenía que ver con el patrullaje conjunto, que realmente se trata de una operación combinada donde la fuerza naval norteamericana, que ya conocemos su poderío, patrulla en el Mar Caribe como puede patrullar también en el Pacífico más allá de las 12 millas. Que ellos patrullen en aguas internacionales, y luego, en coordinación con el Ejército y llevando oficiales del Ejército en las naves, se desarrollan operaciones para combatir el narcotráfico; operaciones que han sido efectivas, y ha habido un buen trabajo en esa dirección.

EEUU en deuda con Centro América

Y ha habido algún aporte de parte de Estados Unidos. En los últimos días aportaron dos lanchas. Yo diría que es el aporte más significativo de los últimos tiempos, las dos lanchas; luego están barcos norteamericanos que traen cuerpos médicos que atienden a la población. Hemos autorizado ese tipo de intercambios, porque la población recibe beneficios, y también ellos están conociendo la realidad.

Los soldados norteamericanos que vienen a nuestro país se están dando cuenta de la realidad de Nicaragua; y estoy seguro que cada vez que viene un soldado norteamericano a Nicaragua debe de decir: ¿Cómo es posible que allá en las escuelas nos digan que Nicaragua es una amenaza para la seguridad de los Estados Unidos? No lo pueden creer ya cuando están en Nicaragua. A oficiales norteamericanos les han dicho que Nicaragua es una amenaza para la seguridad de los Estados Unidos. Ese tipo de planteamiento yo digo que ha venido quedando realmente ya muy debilitado. Nicaragua más bien le ayuda a Estados Unidos, y Estados Unidos todavía no retribuyen como deberían de retribuir la ayuda que Nicaragua le brinda a Estados Unidos. Nosotros tenemos que ser claros.

Y esta es una actitud compartida. Compartida digo en la región. En la región hay un malestar en este sentido, porque como que le resulta más fácil a Estados Unidos colocar bases militares, en lugar de fortalecer a las Instituciones locales, a las fuerzas navales, a las fuerzas aéreas; a las fuerzas que están en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, a las fuerzas de la Policía. O sea, todavía ellos comprometen recursos –porque han comprometido recursos, los comprometieron en la Reunión que se llevó a cabo en Guatemala en el mes de Junio del año 2011– ahí se comprometieron la comunidad internacional y Estados Unidos. Pero cuando nos reunimos los presidentes centroamericanos, y revisamos la agenda sobre el cumplimiento de esos compromisos, nos encontramos con que muy poco se ha hecho de parte de los que se comprometieron a aportar recursos; muy poco, muy poco. Eso no tiene nada que ver, no hay punto de comparación entre los miles y miles de billones de dólares que se comprometen en las guerras que se están librando allá lejos, en otras Regiones, con los centavos que colocan aquí en la región Centroamericana... ¡son centavos realmente! Lo que sí debo destacar es que tenemos con Estados Unidos una buena relación en cuanto al combate contra el narcotráfico y el crimen organizado, con ese problema que nos afecta a todos en la región.

Igualmente, otras naciones como la Federación Rusa con los cuales nosotros tenemos relaciones históricas. En esta nueva etapa la Federación Rusa, a partir del año 2007 ha venido estrechando relaciones con Nicaragua en todos los campos y, ya se llevaron a cabo las primeras operaciones contra el narcotráfico en el Mar Caribe con la Naval de la Federación Rusa, intercambiando información, inteligencia, y se golpeado ya al narcotráfico.

Porque la verdad es que para enfrentar al narcotráfico, tenemos que unir fuerzas todos; y nosotros lógicamente estamos buscando más recursos para la Fuerza Naval. Porque la zona que hay que cubrir ahora frente al narcotráfico y el crimen organizado es mucho mayor con el territorio recuperado, los 90,000 kilómetros recuperados en el Mar Caribe. Eso demanda de más y mejores medios navales para patrullar la zona. Que tengan más autonomía para penetrar en la zona, hacer labores de vigilancia, y combatir en primer lugar... porque la prioridad allí es combatir el narcotráfico y el crimen organizado, porque es un asunto de Seguridad, para Nicaragua y para toda la región, ¡asunto de Seguridad!

Rusia, un buen amigo

Nosotros claro que estamos haciendo gestiones... hacemos gestiones, buscamos recursos, buscamos el apoyo correspondiente, para poder contar con mayores y mejores medios navales. No para hacerle daño a pueblo hermano alguno, sino para enfrentar el narcotráfico y el crimen organizado, combinando nuestras operaciones como se combinan con la fuerza naval colombiana, con las fuerzas navales que están en la zona del Caribe, y con la fuerza naval norteamericana, y ahora con la fuerza naval de la Federación Rusa.

Y nos sentimos también muy contentos que en este día, 33 Aniversario de la Fuerza Naval de Nicaragua, nos acompañen dos pelotones de la fuerza naval de la Federación Rusa. Aquí los tenemos, dos pelotones, son parte de una flota que se encuentra en Corinto, y que está de visita en nuestro país en este proceso de fortalecer las relaciones con todo el mundo. Y lógicamente, la Federación Rusa tiene esa voluntad, tiene esa disposición, y le damos la bienvenida a Nicaragua a la fuerza naval rusa.

Una fuerza naval con una historia heroica, más que heroica, desde el acorazado Potemkin, donde los oficiales y los marinos se sublevaron en una Insurrección en el año 1905, contra el zarismo. Y luego, cuando mandaron a otras naves a detenerlos, o a hundirlos, iban con la orden de hundirlos si no se detenían, las otras naves no quisieron disparar contra sus hermanos; los dejaron pasar.

Luego, el gran Lenin, Vladimir Ilich Ilianov, Lenin, líder de la Revolución de Octubre, haría referencia del acorazado Potemkin; y decía: fue el primer territorio libre en las batallas que entonces estaban librando contra el zarismo. Una fuerza naval con una historia que llena de orgullo a ese pueblo, y que nos llena de orgullo a nosotros que nos estén hoy aquí acompañando.

Quiero saludar muy en particular al Contralmirante Valery Kulikov, jefe del grupo de los buques de guerra de la Federación de Rusia... Bienvenido a Nicaragua, Almirante. Y nuestros saludos para el pueblo ruso, nuestros saludos para el Ejército ruso, y nuestros saludos para el Presidente Putin. Gracias Compañero. Igualmente, saludar al Capitán de Navío Sergey Tronev, jefe del grupo del crucero de cohetes Moscú, de la Federación de Rusia. Bienvenido Capitán de Navío, Sergey. Igualmente, nuestros saludos a todas las delegaciones que han sido presentadas, que hemos tenido la oportunidad de saludarlos aquí al momento de entregarles la Orden en el marco de este 33 Aniversario.

Nuestros saludos a la compañera Rosario, que nos acompaña siempre en lo que es el respaldo firme de este Gobierno Cristiano, Socialista y Solidario, para el Ejército de Nicaragua y para su Fuerza Naval, para su Fuerza Aérea, para su fuerza terrestre, para todas las unidades del Ejército de Nicaragua. Nuestros saludos para el Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, General de Ejercito Julio César Avilés Castillo; y felicidades porque ha estado de cumpleaños en estos días... ¡un aplauso para el General que cumplió años ahora en agosto!

La compañera Rosario estaba recordando que ahora en agosto cumplió años mi madre, mi madre que falleció a los 97 años. Y hoy 13 de Agosto yo recordaba que en los años 79, 80, mi madre fue a La Habana a acompañar a Fidel, y Tomás acompañaba también a Fidel, porque Fidel está cumpliendo años el día de hoy, y Tomás igualmente cumple años el día de hoy, ahí se reunían los tres. Ahí tengo las fotos todavía de Fidel con mi madre celebrando su cumpleaños. Para Fidel, como siempre nuestro saludo, nuestro reconocimiento, nuestro respeto, y sobre todo nuestro cariño, y nuestra lealtad, para con él, para con sus Ideas, para con esa gloriosa Revolución Cubana.

¿Y qué decir de Tomás, si decir Tomás dice mucho? Y todos sabemos lo que significa Tomás, lo que ha significado y lo que continúa significando Tomás en la lucha de nuestro pueblo. Y Tomás entrevistando a Fidel, y publicando aquel libro "Un grano de maíz". Y Chávez, recordando que cuando estuvo en prisión tenía de cabecera el libro "Un grano de maíz". Así nos lo comentaba el Comandante Hugo Chávez, y lo hemos conversado con Nicolás, con Cilia, con Diosdado, con Elías, con todos los Compañeros, cómo Chávez hizo uno de sus libros de cabecera "Un grano de maíz". Y lo citaba, en sus discursos lo citaba.

Nuestros saludos al Jefe del Estado Mayor General del Ejército de Nicaragua, Mayor General Oscar Balladares Cardoza; al Inspector General, General de Brigada Adolfo Zepeda Martínez; a nuestro hermano, compañero Vicepresidente de la República, General de Ejército en retiro Moisés Omar Halleslevens Acevedo, quien estuvo al frente de esta institución también, como estuvo también al frente de ese destacamento, del Comando Juan José Quezada, con Germán Pomares, y con Eduardo Contreras.

Nuestros saludos al Jefe de la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua, Contralmirante Marvin Elías Corrales. Hemos escuchado su Informe compañero, y la verdad que no es más que una síntesis, porque no es fácil hacer una síntesis de todo lo que son las labores de la Fuerza Naval, en un mes, ya no digamos en un año, no es fácil.

Compañera Secretaria del Ministerio de Defensa, Martha Elena Ruiz Sevilla; compañero Canciller de la República, Samuel Santos; Fiscal General de la República, Doctor Julio Centeno Gómez; Prelado de Honor de Su Santidad el Papa, Monseñor Eddy Montenegro Avendaño, gracias por sus palabras. Porque a él Su Santidad Juan Pablo II, lo nombró Prelado de Honor, a él y a otros siete Monseñores. Son Prelados de Honor de Su Santidad el Papa. Nuestros saludos para todos los hermanos del Cuerpo Diplomático; para la Delegación de la Federación Rusa.

Diálogo con Colombia

Y hablando con los Compañeros, y con esto voy concluyendo, hablando con los compañeros de las Navales Centroamericanas, y esto lo hago extensivo a la naval de Colombia también, hago un reconocimiento a la naval de Colombia; porque, a pesar de que el Gobierno del Presidente Santos todavía no se pronuncia sobre el fallo de la Corte, tuvimos la oportunidad de reunirnos en México con motivo de la toma de posesión del Presidente Peña Nieto.

Y ahí acordamos buscar el diálogo, ¿para qué? Hay un fallo, bueno, cómo tenemos que trabajar para que, a partir de lo que dice el fallo en adelante vamos a seguir coordinando nuestro trabajo. Pero desgraciadamente en Colombia hay sectores radicales, extremistas, que quieren que Colombia desconozca el fallo, y eso reclaman, que Colombia desconozca el fallo, y entre ellos el que más destaca es el Presidente Álvaro Uribe, que quiere ser Presidente, entonces piensa que con un mensaje de ese tipo va a ganar votos... ¡yo no creo! Yo creo que el pueblo colombiano quiere paz.

Y nosotros reconocemos que en medio de un ambiente tan caldeado, porque todos los días escuchamos declaraciones que vienen de Colombia, declaraciones incendiarias, declaraciones confrontativas, han continuado sus labores la Fuerza Naval nicaragüense, ha continuado desplazándose también la Fuerza Aérea en lo que le corresponde en los nuevos territorios.

Hemos asignado bloques para la exploración en la búsqueda de petróleo o de gas en los territorios, que ya definidos por la Corte le pertenecen a Nicaragua. A la hora de definir esto de los Bloques hemos respetado la Zona de Reserva que ya antes el Gobierno de Colombia, no puedo decir qué Gobierno, si fue el del Presidente Uribe, ya había empezado a desarrollar labores de exploración en la Zona de Reserva, cuando ellos tenían el dominio en la zona de Reserva ya habían empezado a hacer labores de exploración.

Nicaragua, en este sentido respeta y está listo para que con Colombia trabajemos en la protección de esa Zona de Reserva. Estamos listos a que se pueda desarrollar ese diálogo, esa negociación entre Colombia y Nicaragua, que nos permita finalmente superar esta situación, y que trabajemos más, colombianos y nicaragüenses, por la paz, por la estabilidad.

Como les decía, hay que reconocer que en medio de toda esta turbulencia mediática, la fuerza naval de Colombia que es muy poderosa, no lo dudamos, tiene un poderío militar muy grande, ha sido cuidadosa, ha sido respetuosa, y no se ha presentado ningún tipo de enfrentamiento entre la fuerza naval de Colombia con la Fuerza Naval nicaragüense, gracias a Dios, y Dios quiera que se continúe trabajando de esa manera. Y estoy convencido que, el que ha determinado esa actividad pacífica como le llama el Jefe de la Fuerza Naval de Colombia, el que ha determinado esa actividad pacífica es el Presidente Juan Manuel Santos. Estoy convencido, y esperamos que esto continúe así hasta que se llegue a las conversaciones, se llegue a las negociaciones, y se establezcan los acuerdos definitivos para aplicar el fallo, la sentencia que dictó la Corte en el mes de noviembre del año pasado. Tenemos toda esa disposición.

Estamos hablando de un territorio muy grande donde el combate al narcotráfico nos da a los nicaragüenses una mayor responsabilidad, y le da, por lo tanto, a la Fuerza Naval una mayor responsabilidad, al Ejército una mayor responsabilidad, a la Fuerza Aérea una mayor responsabilidad, combinando operaciones con todos aquellos países que a través de sus Fuerzas Navales o de sus fuerzas aéreas estén dispuestos a trabajar con Nicaragua, en el resguardo de esa zona, para limpiar esa zona.

La verdadera seguridad democrática

Nicaragua tiene que trabajar y hemos venido trabajando para limpiar la zona. Limpiar Nicaragua del narcotráfico y el crimen organizado, y que juntos los centroamericanos, los mesoamericanos, limpiemos toda la región del narcotráfico y el crimen organizado, ¿para qué? Para desarrollar mejor, en muchas mejores condiciones los proyectos sociales que le llevan bienestar a las familias más empobrecidas; que le llevan educación a la juventud; que le llevan cultura y deportes a la juventud; que alejan a la juventud de la droga, y que aseguran lo que se conoce en el léxico clásico de las democracias con intereses, la seguridad democrática.

La seguridad democrática no se resuelve en estos momentos inventando un organismo allí en el SICA, que se llame Organismo de Seguridad Democrática. La seguridad democrática se resuelve liberando a nuestros países de la presencia y el control que el narcotráfico y el crimen organizado llegan a tener ya en buena parte del territorio centroamericano.

¿Qué seguridad democrática puede haber en un país donde los narcotraficantes, donde el crimen organizado tiene aterrorizada a la población, tiene aterrorizados a los comerciantes, a los empresarios; los tienen chantajeados, los asesinan, los secuestran? ¿de qué seguridad democrática están hablando? Allí no hay ninguna seguridad democrática.

Para poder luchar por la seguridad democrática en esos países, primero hay que acabar con el crimen organizado, hay que acabar con el narcotráfico, hay que acabar con el poder que vienen ejerciendo y vienen instalando en esos países que ya son en algunos poderes paralelos, y van avanzando a buscar cómo ser poderes totales. ¡esa es la amenaza! Si una gran amenaza tiene en este momento la seguridad democrática es el narcotráfico y el crimen organizado. Esa es la mayor amenaza, y tenemos que trabajar en esa dirección, tenemos que luchar en esa dirección, y nuestro compromiso es ese, queridos hermanos nicaragüenses, queridas familias nicaragüenses, seguir trabajando en esa dirección.

O sea, no podemos descuidar, no podemos descuidarnos. Lo que ha logrado avanzar Nicaragua, la estabilidad y seguridad que tiene Nicaragua tenemos que cuidarla, cuidarla todos... El pueblo, las familias, los trabajadores, la juventud, y las instituciones, todos juntos tenemos que cuidarla. Porque aquí está en juego la vida y la seguridad misma de las familias, y de ahí pasa en juego la vida y la seguridad del barrio, y luego se pone en riesgo la vida y la seguridad del pueblo, del municipio, del departamento, del país.

Por eso es que nosotros tenemos como una prioridad para poder desarrollar en las mejores condiciones el Programa de Desarrollo Humano en nuestro país, que saque definitivamente de la pobreza en este Siglo XXI a todas las familias nicaragüenses; eso pasa necesariamente porque tengamos estabilidad y seguridad en el país. Lo que significa no solamente contener, sino ir contrarrestando y alejando hasta que se vaya extinguiendo esa plaga del narcotráfico y el crimen organizado, combinando esfuerzos, lógicamente.

Golfo de paz y desarrollo

Queridos hermanos, queridos Compañeros de la Fuerza Naval:

Nos honramos hoy en entregarles reconocimientos a los hermanos centroamericanos. Y decía que allí tenemos también otro punto de enorme responsabilidad: el Golfo de Fonseca. Se lo decía al hermano de la fuerza naval de Honduras, al Contralmirante Rigoberto Espinoza Posadas, Comandante General de la fuerza naval de la República de Honduras; y se lo decía también al Capitán de Navío Miguel Ángel Castillo Guardado, Jefe del Estado Mayor General de la fuerza naval de la República de El Salvador.

Reconocerles en primer lugar, que ellos han sabido garantizarnos la paz y la seguridad en el Golfo de Fonseca. Porque tenemos un diferendo allí, que aunque ya fue fallado por la corte todavía no logra asentarse, y eso crea roces. Y los primeros que rozan en ese mar territorial del Golfo, son las fuerzas navales de El Salvador, de Honduras y de Nicaragua; y donde se puede provocar una chispa, como se ha producido ya en otros momentos, y ha corrido la sangre allí, y no es posible que vuelva a correr la sangre de hermanos.

Tenemos que seguir trabajando para que el Golfo se convierta en una zona de desarrollo económico, de desarrollo social, de desarrollo cultural, y que esto permita entonces que todas las comunidades que están en el litoral, yendo hacia el Golfo, desde El Salvador, desde Honduras, desde Nicaragua, que puedan mejorar sus condiciones de vida. Y que ese Golfo se convierta de manera definitiva en un Golfo de Paz, y que las fuerzas navales puedan allí trabajar como hermanos, garantizando el desarrollo del Golfo como zona de Paz.

Y yo les decía a los Almirantes de El Salvador, de Honduras, que los felicitaba porque la verdad es que han hecho una gran labor en medio también de campañas mediáticas. De repente empiezan a crear tensiones mediáticas que pueden generar incidentes. Gracias a Dios también no se han presentando mayores incidentes, hay comunicación, hay coordinación. Con el Presidente Funes, con el Presidente Lobo, mantenemos buena comunicación, y el compromiso de trabajar para desarrollar el Golfo. Desarrollando el Golfo se acabó el problema; mientras tanto, ¿qué es lo que estamos cuidando? Allí lo que estamos cuidando es la pobreza. Eso es lo que estamos cuidando, la pobreza, el subdesarrollo, la destrucción de la poca riqueza que queda allí en el mar, y que hay que buscar cómo recuperarla ya con el desarrollo.

Entonces, los felicitaba porque ellos han cuidado, y siguen cuidando de que el Golfo se mantenga como una Zona de Paz, en tanto trabajamos El Salvador, Honduras y Nicaragua, para llevar recursos, llevar inversiones, que nos permitan dar un salto allí en el Golfo, en beneficio de todas esas comunidades.

Queridas familias nicaragüenses, queridos hermanos:

En este día nuestro homenaje, honor y gloria a los compañeros que han fallecido en el cumplimiento de su deber en la Fuerza Naval. hoy nos honramos entregándoles reconocimientos a las madres de dos compañeros; una de ellas tenía otro hijo que cayó en combate antes del triunfo de la Revolución... ¡dos héroes de esta madre!

Para estas madres heroicas, y para todas las familias de ustedes, queridos hermanos de la Fuerza Naval, nuestro cariño, nuestro amor y nuestro compromiso de seguir fortaleciéndolos a ustedes como un brazo muy importante al servicio del pueblo nicaragüense, al servicio de la soberanía del país, desde el Ejército de Nicaragua.

Felicidades en su 33 Aniversario, y

¡Que Viva la Fuerza Naval de Nicaragua!

¡Que Viva el Ejército de Nicaragua!

(Discurso pronunciado en el acto por el aniversario 33 de la Fuerza Naval, Managua, 13 de agosto de 2013)

Miércoles, 14 de Agosto de 2013 13:33. Isabel Soto Mayedo #. América Latina

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris