Facebook Twitter Google +1     Admin

Desestiman acusaciones de Costa Rica a Nicaragua en ONU

20130927210115-a.jpg

Lo expresado por la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, en la Organización de Naciones Unidas (ONU) carece de efecto jurídico en el diferendo limítrofe que enfrenta con Nicaragua, aseguró el jurista nicaragüense Mauricio Herdocia.

De acuerdo con el experto en Derecho Internacional, las cuestiones divergentes están radicadas en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) hace tres años y sólo allí es que tendrían algún valor tales pronunciamientos.
"Todo lo relacionado con el sector oeste de la laguna de Harbour Head -centro de la disputa entre ambos países- son asuntos que tienen ya características judiciales, jurídicas", puntualizó.
Por ello, precisó, plantearlo en un plano político no tiene mayor sentido, porque entonces lo que está planteando es la posición de una de las partes en un proceso contradictorio.
Lo que vimos este martes es la traducción en términos políticos de un hecho que es más jurisdiccional, valoró, respecto a la actitud de Chinchilla.
Para Herdocia, la gran ventaja de Nicaragua con respecto a la posición de Costa Rica consiste en haber logrado que las diferencias se trasladasen a la CIJ, que tendrá la responsabilidad de decidir a quién le da la razón.
Recordó que el país vecino solicitó en 2009 a la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar reconocer su plataforma extendida por más de 500 millas en el océano Pacífico, afectando la jurisdicción de Nicaragua. Entonces Managua protestó porque consideró que afecta sus derechos de mar y de zona económica exclusiva, pero "fue una protesta diplomática, expresada en términos sensatos, en términos amigables y haciendo reserva expresa de los derechos".
"Nicaragua nunca acusó por esa misma situación a Costa Rica de expansionista", dijo, citado por el diario El 19 Digital.
La estrategia anunciada contra este país por Costa Rica, Colombia y Panamá se desinfló antes de iniciar las intervenciones de los mandatarios en la ONU, porque la comunidad mundial no apoyaría a naciones contra del Derecho Internacional, expresó.
El gobernante colombiano, Juan Manuel Santos, no se atrevió a abordar su desacato a la CIJ porque en el fondo reconoce que la sentencia del 19 de noviembre de 2012 del tribunal con sede en La Haya, Países Bajos, es de ineludible cumplimiento, es decir, "está escrita en piedra", consideró.
Santos no podía llegar a allí a plantear un tema que contradice la Carta de la ONU y las principales convenciones, eso era como entrar a criticar todo el andamiaje institucional del sistema de la ONU, añadió.
Era de esperar que la comunidad internacional rechazara la posibilidad de que tres países atacaran a Nicaragua, a juicio de Herdocia, para quien "ninguna actividad política debe enturbiar el plano jurídico en el cual Nicaragua ha planteado el diferendo".

Viernes, 27 de Septiembre de 2013 13:01. Isabel Soto Mayedo #. América

Comentarios > Ir a formulario







Propuestas

Periodista con experiencias como corresponsal de prensa en Bolivia, Nicaragua, y Guatemala.
Licenciada en Educación especialidad Filosofía e Historia, con estudios de Doctorado en Ciencias de la Comunicación, de Maestría en Historia de América Latina, el Caribe y Cuba; y diplomada en Periodismo, Género y Comunicación, en Relaciones Internacionales, y en Problemas y retos de la Globalización en América Latina.
Investigadora del Instituto de Historia de Cuba, con estancias en el Departamento Ecuménico de Investigaciones (Costa Rica), en El Colegio de México y en la Universidad Nacional Autónoma de Managua (Nicaragua), y como periodista invitada de la Organización Internacional de las Migraciones.
Premio Iberoamericano de Ensayo sobre las Libertades Laicas (México, 2010), Premio Margot Rosezensweig de Poesía de la Academia Mexicana de Literatura Moderna (México, 2003), y Premio de Mini-cuentos. Editorial Generaco Ltda. (Brasil, 2011)

Temas

Archivos

Enlaces


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris