Facebook Twitter Google +1     Admin

¿Vuelta de hojas en legislativo hondureño?

20140124223034-congreso-de-honduras.jpg

La ruptura del bipartidismo tradicional, resultante del rechazo popular a la asonada golpista contra el expresidente Manuel Zelaya (2005-2009), abrió la ruta hacia el legislativo a fuerzas nuevas en Honduras.

Si bien las elecciones generales de noviembre de 2013 redundaron en el controversial triunfo del representante del Partido Nacional (PN), Juan Orlando Hernández, los partidos opositores acapararon medio centenar de puestos de los 128 del plenario del Congreso Nacional.

Sólo Libertad y Refundación (Libre), organización política con base social en el bloque popular antigolpista identificado como Frente de Nacional de Resistencia Popular (FNRP), incluyó a 36 legisladores en la nómina de ese poder estatal.

Junto a ellos conforman la nueva bancada democrática hondureña los 13 diputados por el Partido Anticorrupción (PAC), también de reciente creación e ideario crítico a los gobiernos que desde los años 80 del pasado siglo manipularon los destinos de esta nación centroamericana.

Con posiciones minoritarias mantienen su presencia en el nuevo Congreso Nacional, que este sábado inicia sesiones por un período de cuatro años, tres parlamentarios que por separado representan a Innovación y Unidad (PINU), Democracia Cristiana (PDC) y Unificación Democrática (UD).

Recientes acontecimientos mostraron la decisión de los representantes de los tres primeros -Libre, PAC y PINU- de batallar contra la hegemonía sostenida en el ente unicameral por el PN, ahora con 48 diputados, y el Partido Liberal (PL, 27).

La protesta pacífica contra la selección del nuevo presidente del Congreso, el nacionalista Mauricio Oliva, confirmó los pronósticos: desde este mandato será menos fácil hacer y deshacer en el orden legislativo a los diputados promovidos por los oligarcas hondureños, quienes para imponerse tendrán que recurrir a fórmulas antidemocráticas.

Cientos de mujeres y hombres, miembros de distintas organizaciones sociales agrupadas en el FNRP, respaldaron la posición de los congresistas de Libre, quienes advirtieron que el bipartidismo pretende montar una dictadura en el Parlamento.

Los legisladores de esa fuerza política denunciaron mediante un comunicado la violación de sus derechos y los de sus homólogos del PAC y el PINU durante la elección del directorio de ese poder del Estado.

En esa sesión "teníamos todo el derecho de presentar nuestra propia planilla para someterla a votación, pero se nos impuso una como han acostumbrado. Sabíamos que ellos tenían mayoría, pero no se nos puede quitar el derecho a presentar nuestra propuesta", señalaron.

Los parlamentarios de esas agrupaciones trataron de presentar una moción de orden, con base en el artículo 50 del Reglamento Interno del Congreso Nacional o 68 de su Ley Orgánica, y nunca se les permitió la palabra, aseguraron.

El comunicado destacó la diferencia de este órgano legislativo con relación a los anteriores, en los cuales todos eran cómplices de la farsa de liberales y nacionalistas, quienes deben admitir de una vez la existencia de 50 diputados que rebaten sus imposiciones.

También calificó de falsas las versiones de medios de prensa que hablan de destrozos graves realizados en el ámbito de la protesta pacífica del 21 de enero, encabezada por Libre y su jefe de bancada, Zelaya.

"Desde la instalación de la sesión nos informaron que no se podría utilizar la votación electrónica porque varios de los equipos estaban dañados e incluso varios diputados no tenían micrófonos asignados", precisó el texto.

"Lo cierto es que ante la negativa de la palabra se impidió el uso de su micrófono a quienes estaban en la mesa principal, porque no estamos dispuestos a aceptar pasivamente que se nos nieguen derechos tan elementales como el uso de la palabra", añadió.

Los integrantes de la bancada democrática alertaron sobre la presunta intención de los oficialistas de manejar a su antojo las leyes de Honduras, pese a la ruptura del bipartidismo en las elecciones de noviembre de 2013.

Esos pronunciamientos respondieron a la maniobra que dio la victoria a Oliva, quien obtuvo la presidencia del legislativo con los votos de los 48 diputados del PN, de 25 de los 27 del PL y los dos del PDC y UD.

No obstante a ese triunfo, concuerdan analistas, liberales y nacionalistas tendrán que lidiar por primera vez con una oposición, aunque podrán prescindir de alianzas con la centroizquierda si mantienen su unidad tradicional en el Congreso.

Esto, unido al alcance logrado por el movimiento reivindicativo en el país más afectado por la corrupción y la criminalidad en el mundo (85,6 homicidios por cada 100 mil habitantes, según Naciones Unidas), alienta en algunos la expectativa de posibles giros en el panorama hondureño.

Viernes, 24 de Enero de 2014 14:30. Isabel Soto Mayedo #. América Latina

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris