Facebook Twitter Google +1     Admin

Gabriel García Márquez, colocó el último punto y final a su obra

20140417231834-gabriel-garcia-marquez.jpg

Gabriel García Márquez, el colombiano que ganó el reconocimiento universal para el realismo mágico latinoamericano y caribeño, murió este 17 de abril en tierra mexicana y con ello puso punto y final a la más grandiosa de sus obras: su trayectoria de vida.

Por suerte, el hombre nacido el 6 de marzo de 1927 en Bocas de Aracataca, Magdalena, Colombia, en una noche lluviosa, nos legó cientos de episodios de su interesante recorrido por este mundo tanto en sus memorias (Vivir para contarla) como en cada una de sus obras, devenidas patrimonio de la literatura de este continente diverso -cuya riqueza cultural supo reflejar tan bien-, como del acervo de la humanidad.

Más allá del Premio Nobel (1982), que ratificó la gloria y el éxito de ventas alcanzado con Cien Años de Soledad (1967), García Márquez ganó lo que cualquier ser humano aspira a alcanzar: el reconocimiento de muchas mujeres y hombres de todo el planeta por su afabilidad, por su generosidad y por su entrega a las mejores causas.

Sin dudas, se perdió un gran abogado por su decisión de dejar los estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Cartagena, donde matriculó el 25 de febrero de 1947. Mas...¡qué bueno resultó a la larga toda la experiencia que acumuló en el periodismo!

Su paso por diarios como El Espéctador, El Universal, El Heraldo o por la Agencia Prensa Latina, de la cual fue corresponsal, dieron experiencias valiosas para su ejercicio como escritor, afirmó varias veces.

Paralelo a ello, vivir, vivir...que como definió también, debe ser la fuente nutricional más significativa para cualquiera que pretenda jugar al arte de crear literatura.

Quien pudo haber sido llamado Olegario, pero al final fue inscrito como Gabriel, odiaba las preguntas y adoraba los silencios. También confesó alguna vez que nunca leía sus obras una vez publicadas, pues ya otras estaban dándole vueltas en la cabeza.

Mucho más pudiera decirse y hasta rememorar sus miles de anécdotas con políticos y personajes ilustres de todo el mundo, pero ahora todo eso importa poco. Menos, ese acto humano que llaman morir y que al final no existe para las grandes como él.

Tanto su obra cumbre como La hojarasca (1955), El coronel no tiene quien le escriba (1957), La mala hora (1961), El otoño del patriarca (1975), Crónica de una muerte anunciada (1981), El amor en los tiempos del cólera (1985), El general en su laberinto (1989), Del amor y otros demonios (1994) y Memorias de mis putas tristes (2004), así como sus imnumerables reportajes periodísticos sobre "La soledad de América Latina" y otros temas, hablarán siempre por este narrador sin par.

El autor, conocido mundialmente como fundador del estilo literario denominado ’realismo mágico’, se inmortalizó con las novelas ’Cien años de soledad’, ’El coronel no tiene quien le escriba’, ’El otoño del patriarca’, ’El amor en los tiempos del cólera’ y ’Crónica de una muerte anunciada’, entre otras.

Hizo también una gran aportación al periodismo contemporáneo participando en la fundación en Cuba de la agencia de noticias Prensa Latina. Este hecho en su biografía se debe a un interés especial por los movimientos de izquierda y una simpatía que en todo momento fue mutua. A esta misma preferencia se debe la amistad que entabló con los líderes de la revolución cubana Fidel Castro y Ernesto ’Che’ Guevara.

Años después, en 1994, figuró entre los creadores de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), que declaró como objetivo ayudar a periodistas jóvenes a aprender la profesión y buscar nuevas formas de practicarla. Desde entonces, una beca de la misma fundación, bautizada en su nombre, estimula los éxitos de los jóvenes en el periodismo cultural.


Texto completo en: http://actualidad.rt.com/cultura/view/124266-nobel-literatura-garcia-marquez-necrologia
El autor, conocido mundialmente como fundador del estilo literario denominado ’realismo mágico’, se inmortalizó con las novelas ’Cien años de soledad’, ’El coronel no tiene quien le escriba’, ’El otoño del patriarca’, ’El amor en los tiempos del cólera’ y ’Crónica de una muerte anunciada’, entre otras.

Hizo también una gran aportación al periodismo contemporáneo participando en la fundación en Cuba de la agencia de noticias Prensa Latina. Este hecho en su biografía se debe a un interés especial por los movimientos de izquierda y una simpatía que en todo momento fue mutua. A esta misma preferencia se debe la amistad que entabló con los líderes de la revolución cubana Fidel Castro y Ernesto ’Che’ Guevara.

Años después, en 1994, figuró entre los creadores de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), que declaró como objetivo ayudar a periodistas jóvenes a aprender la profesión y buscar nuevas formas de practicarla. Desde entonces, una beca de la misma fundación, bautizada en su nombre, estimula los éxitos de los jóvenes en el periodismo cultural.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/cultura/view/124266-nobel-literatura-garcia-marquez-necrologia

 

 

 

Su primer cuento, ’La tercera resignación’, fue publicado en 1947 en ’El Espectador’, un periódico liberal de Bogotá. El éxito le garantizó a partir del año siguiente el trabajo periodístico en el mismo rotativo, donde asimismo fueron publicados dentro de un lustro catorce cuentos de su autoría. Trabajó también como reportero y columnista en ’El Universal’ y ’El Heraldo’. Aunque era una faceta desconocida, en su étapa académica y posterior también abordó la poesía, algo que recordaron en Moscú en el marco del proyecto ’Poesía en el Metro’ de la capital rusa hace dos años.

La realidad política y social en Colombia inspiraba en mucho la obra de García Márquez, pero vivió la mayor parte de su edad madura fuera de su país natal: en La Habana, Nueva York, París, Barcelona y México D.F.

Tras una estadía de varios meses en Estados Unidos en 1960, las autoridades de ese país le denegaron el visado a García Márquez durante décadas, hasta la Presidencia de Bill Clinton, acusándole de estar afiliado al partido comunista. Hubo una excepción en 1971, cuando la Universidad de Columbia le otorgó el título de doctor honoris causa y un visado ’condicionado’ le permitió la entrada al país.

Entre 1961 y 1967 y a partir de 1981 residió en México, donde no evitó ser espiado por los servicios de seguridad nacionales en el marco de la denominada ’guerra sucia’ como presunto "agente de la propaganda" cubana. En la segunda ocasión tuvo que trasladarse hacia la capital mexicana y solicitar asilo a las autoridades de este país a causa de una persecución penal a la que fue sometido en Colombia. Le acusaron de haber financiado un grupo de la guerrilla y la posibilidad de un arresto se hizo muy factible.

En México D.F. le encontró en octubre de 1982 la noticia más esperada por un escritor: la Academia Real Sueca le otorgó el Premio Nobel de Literatura. La ceremonia de entrega del Nobel se celebró en Estocolmo el 8 de diciembre de ese mismo año. En el discurso titulado ’La soledad de América Latina’ buscó romper ante el pleno de la Academia los moldes o frases gastadas con que se habían referido tradicionalmente en Europa al mundo iberoamericano y denunció la falta de atención a la región por parte de las superpotencias.

Después del Nobel, el novelista regresó por un tiempo a Colombia y formó parte de una comisión encargada de diseñar una estrategia nacional para la ciencia, la investigación y la cultura. Al mismo tiempo no dejó de apoyar la revolución cubana y las ideas del socialismo como una opción para el futuro del continente.

En 2002, Gabriel García Márquez publicó un libro de memorias: ’Vivir para contarla’, el primero de los tres volúmenes que había anunciado.

Su obra recibió múltiples expresiones de elogio desde los años 1960. Entre ellas destaca el comentario del gran poeta chileno Pablo Neruda sobre la novela ’Cien años de soledad’, a la que calificó como "la mejor novela que se ha escrito en castellano después del Quijote". Son convincentes también índices numéricos como el que demuestra que los libros de García Márquez son los más vendidos de los que se hayan publicado en lengua española en toda la historia, exceptuando la Biblia.

A la edad de 78 años el pasado 10 de marzo falleció en Bogotá uno de los hermanos menores de ’Gabo’, Gustavo García Márquez. Ese mismo mes el propio gran escritor latinoamericano celebró su 87.º cumpleaños.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/cultura/view/124266-nobel-literatura-garcia-marquez-necrologia

El premio nobel de literatura, escritor y periodista colombiano Gabriel García Márquez falleció a los 87 años de edad en la ciudad de México. Se fue una de las figuras más importantes de la literatura universal del siglo XX.

El autor, conocido mundialmente como fundador del estilo literario denominado ’realismo mágico’, se inmortalizó con las novelas ’Cien años de soledad’, ’El coronel no tiene quien le escriba’, ’El otoño del patriarca’, ’El amor en los tiempos del cólera’ y ’Crónica de una muerte anunciada’, entre otras.

Hizo también una gran aportación al periodismo contemporáneo participando en la fundación en Cuba de la agencia de noticias Prensa Latina. Este hecho en su biografía se debe a un interés especial por los movimientos de izquierda y una simpatía que en todo momento fue mutua. A esta misma preferencia se debe la amistad que entabló con los líderes de la revolución cubana Fidel Castro y Ernesto ’Che’ Guevara.

Años después, en 1994, figuró entre los creadores de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), que declaró como objetivo ayudar a periodistas jóvenes a aprender la profesión y buscar nuevas formas de practicarla. Desde entonces, una beca de la misma fundación, bautizada en su nombre, estimula los éxitos de los jóvenes en el periodismo cultural.



Su primer cuento, ’La tercera resignación’, fue publicado en 1947 en ’El Espectador’, un periódico liberal de Bogotá. El éxito le garantizó a partir del año siguiente el trabajo periodístico en el mismo rotativo, donde asimismo fueron publicados dentro de un lustro catorce cuentos de su autoría. Trabajó también como reportero y columnista en ’El Universal’ y ’El Heraldo’. Aunque era una faceta desconocida, en su étapa académica y posterior también abordó la poesía, algo que recordaron en Moscú en el marco del proyecto ’Poesía en el Metro’ de la capital rusa hace dos años.

La realidad política y social en Colombia inspiraba en mucho la obra de García Márquez, pero vivió la mayor parte de su edad madura fuera de su país natal: en La Habana, Nueva York, París, Barcelona y México D.F.

Tras una estadía de varios meses en Estados Unidos en 1960, las autoridades de ese país le denegaron el visado a García Márquez durante décadas, hasta la Presidencia de Bill Clinton, acusándole de estar afiliado al partido comunista. Hubo una excepción en 1971, cuando la Universidad de Columbia le otorgó el título de doctor honoris causa y un visado ’condicionado’ le permitió la entrada al país.

Entre 1961 y 1967 y a partir de 1981 residió en México, donde no evitó ser espiado por los servicios de seguridad nacionales en el marco de la denominada ’guerra sucia’ como presunto "agente de la propaganda" cubana. En la segunda ocasión tuvo que trasladarse hacia la capital mexicana y solicitar asilo a las autoridades de este país a causa de una persecución penal a la que fue sometido en Colombia. Le acusaron de haber financiado un grupo de la guerrilla y la posibilidad de un arresto se hizo muy factible.

En México D.F. le encontró en octubre de 1982 la noticia más esperada por un escritor: la Academia Real Sueca le otorgó el Premio Nobel de Literatura. La ceremonia de entrega del Nobel se celebró en Estocolmo el 8 de diciembre de ese mismo año. En el discurso titulado ’La soledad de América Latina’ buscó romper ante el pleno de la Academia los moldes o frases gastadas con que se habían referido tradicionalmente en Europa al mundo iberoamericano y denunció la falta de atención a la región por parte de las superpotencias.

Después del Nobel, el novelista regresó por un tiempo a Colombia y formó parte de una comisión encargada de diseñar una estrategia nacional para la ciencia, la investigación y la cultura. Al mismo tiempo no dejó de apoyar la revolución cubana y las ideas del socialismo como una opción para el futuro del continente.

En 2002, Gabriel García Márquez publicó un libro de memorias: ’Vivir para contarla’, el primero de los tres volúmenes que había anunciado.

Su obra recibió múltiples expresiones de elogio desde los años 1960. Entre ellas destaca el comentario del gran poeta chileno Pablo Neruda sobre la novela ’Cien años de soledad’, a la que calificó como "la mejor novela que se ha escrito en castellano después del Quijote". Son convincentes también índices numéricos como el que demuestra que los libros de García Márquez son los más vendidos de los que se hayan publicado en lengua española en toda la historia, exceptuando la Biblia.

A la edad de 78 años el pasado 10 de marzo falleció en Bogotá uno de los hermanos menores de ’Gabo’, Gustavo García Márquez. Ese mismo mes el propio gran escritor latinoamericano celebró su 87.º cumpleaños.


Texto completo en: http://actualidad.rt.com/cultura/view/124266-nobel-literatura-garcia-marquez-necrologia
Jueves, 17 de Abril de 2014 15:18. Isabel Soto Mayedo #. Amerrique

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris