Facebook Twitter Google +1     Admin

Waqxaquib’ Batz’ o la reciprocidad de los pueblos en Guatemala

20151018060921-altar-600-1.jpg

Para enseñar a caminar con la historia las comunidades mayas guatemaltecas celebran hoy el Waqxaquib’ Batz’, ceremonia que parte del principio de reciprocidad de los pueblos y marca el inicio de una nueva etapa del tiempo sagrado.

   Esta festividad, que ocurre cada 260 días, pretende incentivar la memoria a partir de la recordación del nacimiento de los primeros padres y madres de estos pueblos originarios.

    En particular de los primeros abuelos y abuelas que conformaron las parejas primarias creadas de maíz por Teepu y Q’uq’umatz’, la gran abuela creadora Ixmukane y por el gran abuelo creador Ixpiyak’ok.

   Según la tradición maya, los abuelos Kaja’ Paluna, Ch’onimaja, Tz’ununija’ y Q’akixaja’, así como B’alam Quitz’e, B’alam Aq’ab, Iqui´ B’alam y Mjukutaj, surgieron a partir del maíz sagrado encontrado en Paxil y Kayala y a cada pareja integrada por estos los creadores les asignaron sus nawales o guías de sus caminos.

   Esto aconteció en Tulan Siwan, en Siwan Tolonic, en el valle que ahora es reconocido como de San Andrés Sajkabaja, en el departamento noroccidental del Quiche, donde está la montaña de Ch’uisaq’irib’al.

   El patrimonio oral indígena guatemalteco identifica a esa elevación como la Montaña del Amanecer y fija en su estructura el origen de la treintena de pueblos mayas expandidos desde el sureste de México por este territorio, Belice, parte de Honduras y el Salvador.

   Entre estas naciones destacan la Maya Quiche, la Maya Qekchi, la Maya Chorti, la Maya Mam y la Maya Kaqchikel, por sólo citar algunas de esas culturas ancestrales emparentadas, de cuyas tradiciones dan cuenta documentos históricos como el Popol Vuh, el Título de Totonicapán y El Chilam Ba’lam.

   Esas y otras fuentes coinciden en que los festejos del Waqxaquib’ Batz’ continuaron incluso durante los tiempos coloniales a modo de demostración de resistencia frente a la imposición del catolicismo por parte de los colonizadores europeos desde el siglo XVI.

   Transcurridos más de dos siglos el Swan Tinamit, apelativo con el cual distinguen los mayas a los territorios que ocupan desde tiempos ancestrales, vuelve a llenarse de colorido con los trajes de herederos dignos de una de las más grandes culturas del espacio nuestro americano y del mundo.

Sábado, 17 de Octubre de 2015 22:09. Isabel Soto Mayedo #. Indígenas

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris