Facebook Twitter Google +1     Admin

Controversial panorama en torno a la niñez en Guatemala

20160314084613-ism.huehuetenango.guatemalafeb-2016-149-.jpg

El panorama que rodea a niñas y niños en Guatemala es cada vez más controversial y ello refuerza la vulnerabilidad de ese sector, coinciden analistas en este país centroamericano.

La falta de políticas estatales orientadas de manera específica a proteger a los infantes, la caótica situación del sistema de enseñanza, la dependencia de muchas familias del trabajo informal y los elevados grados de pobreza, son apenas algunos factores que inciden de forma negativa en el desarrollo de los menores de edad.
Según el Instituto Nacional de Estadísticas, Guatemala redujo la pobreza al cinco por ciento a principios de este siglo, pero para 2015 los índices subieron hasta llegar al 53,7 por ciento.
Como consecuencia de esto, el 68,2 por ciento de las niñas, niños y adolescentes habitan en hogares pobres y 70,2 por ciento de los situados por debajo de los 10 años viven en la pobreza. Esta situación es mucho más compleja para los nacidos de madres indígenas, grupo de la población en el cual cuatro de cada cinco personas viven en pobreza extrema para un 39,8 por ciento.
Guatemala mantiene un ritmo de crecimiento anual del Producto Interno Bruto (PIB) superior al tres por ciento. Sin embargo, sus niveles de desigualdad rondan el 52,4 por ciento y eso lo coloca en el segundo lugar de los afectados por el flagelo en la región, cuarto en el continente y noveno a nivel mundial.
Ello conspira contra la inserción escolar y expulsa cada año a cientos de niños de las aulas por la urgencia de trabajar para agenciarse el sustento o colaborar con sus familias.
Informes del Ministerio de Educación (Mineduc) refieren que desde el 2011 hay una tendencia a la baja en la enseñanza primaria hasta alcanzar un cinco por ciento en 2015, situación que cuenta como una deserción escolar, a juicio del extitular de la rama Rubén Alfonso Ramírez.
Para los exministros María del Carmen Aceña y Bienvenido Argueta, las causas de la deserción están asociadas a la falta de continuidad en la entrega de las transferencias condicionadas o Bono de Educación que desde 2007 motivaban a las familias a mantener a sus hijos en las escuelas.
A esto se añaden la falta de inversión en materiales para la enseñanza, la falta de maestros, los problemas en infraestructura, y otros factores por los cuales "en los últimos cuatro años se retrocedieron 16 años en la cobertura en educación", opinó Argueta.
De igual modo otros datos otros motivan la preocupación en torno al futuro de Guatemala, donde el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) reportó al menos cinco mil 98 menores abusados sexualmente durante el año 2015, de los cuales 80 por ciento fueron víctimas de violaciones cometidas por adultos con un grado cercano de relación familiar, parental o amistoso.
Sin embargo, el 13 de marzo de 2016 pasó de largo sin que pocos repararan en que debía celebrarse el Día Nacional de la No Violencia contra la Niñez, acorde con lo decretado por el Congreso de la República en 2005.
En esa jornada, destinada a visualizar los problemas que aquejan a los infantes en Guatemala, pocas o casi nulas fueron las actividades orientadas a tratar estos fenómenos y ni siquiera los medios de prensa dedicaron espacios considerables a analizar el tema.

Lunes, 14 de Marzo de 2016 00:46. Isabel Soto Mayedo #. Infancia y Juventud

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris