Facebook Twitter Google +1     Admin

Frenan en Guatemala expansión de semillas modificadas genéticamente

20160618161345-protocolo-de-nagoya.jpg

Comunidades indígenas, autoridades ancestrales y organizaciones sociales festejan hoy en Guatemala la suspensión por parte de la Corte de Constitucionalidad (CC) del acuerdo que posibilitaba la expansión de las semillas modificadas genéticamente. Este logro, en el que mucho tuvo que ver la labor del diputado de la Bancada Winaq, Amílcar Pop, es considerado por amplios sectores un paso importante en la defensa de los recursos naturales y semillas criollas de los pueblos originarios de este país centroamericano.
La CC de Guatemala notificó el viernes la suspensión provisional del Decreto 6-2014 Protocolo de Nagoya (Japón, 2010), sobre acceso a los recursos genéticos y reparto justo y equitativo de los beneficios que se deriven de su utilización.
Ese tratado es cuestionado por organizaciones civiles y autoridades ancestrales por el procedimiento empleado en su aprobación en el Congreso de la República, con carácter de urgencia nacional.
Además, el mismo no logró logró acumular las dos terceras partes de votos que exigen la Constitución Política (1985) y ley orgánica del Poder Legislativo, pese a lo cual fue implementado.
El Protocolo de Nagoya, legitimado tras seis años de negociaciones en el contexto de la décima Conferencia de las Partes (COP-10) del Convenio sobre Diversidad Biológica (CDB), pretende promover la biotecnología moderna para la producción de alimentos y la modificación genética de las semillas nativas y criollas.
El fallo de la CC de Guatemala obliga al Consejo Nacional de Áreas Protegidas a suspender las acciones encaminadas al cumplimiento del mismo en este territorio.

Sábado, 18 de Junio de 2016 08:13. Isabel Soto Mayedo #. Medio Ambiente

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris