Facebook Twitter Google +1     Admin

¿Contra "el centrismo" o contra una posición de izquierda militante pero realista y dialéctica?

Por Humberto Pérez

En estos últimos días ha aparecido sobre todo en nuestra prensa digital (pero que ha llegado hasta la oficial escrita) un debate alrededor de un supuesto centrismo que se manifiesta entre nosotros y al que se combate acusado de tratar de introducir el capitalismo por la puerta de la cocina utilizado como camuflaje un discurso de aparente izquierda.
El destacado y admirable poeta y revolucionario que es Silvio Rodríguez, en quien debemos celebrar ¨tanto su lucidez como su talento¨ como acertadamente recién ha escrito el compañero Aurelio Alonso (a lo que yo añadiría su honestidad y valentía intelectual), ha abierto las puertas de su blog Segunda Cita a este debate y ha expresado su criterio de que los círculos que, pretendiendo ser rectores ideológicos, desarrollan la campaña anti centrista están manifestando un izquierdismo infantil anacrónico.
No se han mencionado, que yo conozca, los nombres de los que se consideran ¨centristas¨ pero por las imputaciones que se les hacen dentro de ellos están incluidos los que proponen una mayor rapidez en la aplicación y mayor profundización de los cambios considerados en los Lineamientos y demás documentos oficiales aprobados por los máximos organismos de dirección del país.
También al parecer están involucrados los que han propuesto tener en cuenta en la realización de nuestros cambios experiencias internacionales¨, incluidas algunas procedentes de los países capitalistas, considerando sus críticos que al capitalismo hay que descartarlo completamente como fuente de experiencias a considerar pues en él  no hay aspectos positivos que puedan ser rescatados, ya que los mismos elementos que lo hacen más eficiente y productivo son los que generan la enajenación del hombre y riqueza para una minoría y pobreza para las grandes mayorías.
Realmente a mí me parece una forma maniquea de analizar y enjuiciar al Capitalismo y no sé por qué me recuerda la frase de cierto Papa católico, de sentido ideológico opuesto, pero de igual absolutismo dogmático, cuando afirmaba que ¨El comunismo es intrínsecamente perverso¨.
Cierto es que el Capitalismo como sistema económico social es un sistema de explotación despiadado y que, llegado a su fase imperialista, ha sido el engendrador del fascismo y del nazismo, del colonialismo, de las más devastadoras guerras de la historia, que tiene actualmente a la humanidad al borde de su desaparición física y que, en él, ¨no se puede confiar ni un tantico así¨.
Y es cierto que lo que se deriva de las propias leyes de su desarrollo y de las del desarrollo histórico y lo que se plantea como alternativa de solución para las masas humildes del mundo y para los problemas de supervivencia de la humanidad, es una organización socialista de las relaciones económicas y sociales a partir fundamentalmente de la teoría marxista, aunque sin dejar de tomar en consideración también otras concepciones y experiencias afines.
Pero de esto a concluir que al Capitalismo hay que echarlo por la borda como un todo único e indistinto, despreciando todo lo positivo que ha creado y desarrollado a lo largo de la historia sobre todo en la esfera de la economía, hay un gran trecho. Esto último me parece que se aparta completamente de un análisis objetivo y marxista de esa historia, de cómo pensaron y actuaron los representantes más paradigmáticos de la izquierda marxista universal y cubana y, en cuanto a la situación actual de nuestro país, es no tener en cuenta de manera realista las características de dicha situación y el contexto internacional actualizado en que esta existe y se desarrolla.
Ya Lenin en su artículo ¨Las tareas inmediatas del poder soviético¨, escrito en marzo-abril de 1918, apenas 5 meses después del triunfo de la Revolución, planteaba que en cuanto a la organización del trabajo la última palabra la tenía el sistema Taylor y orientaba textualmente ¨Hay que organizar en Rusia el estudio y la enseñanza del sistema Taylor, su experimentación y adaptación sistemáticas¨. Lo mismo lo repetía a principios de mayo de ese año en ¨Seis tesis sobre las tareas inmediatas del poder soviético¨.
En una sesión del Comité Ejecutivo Central de los soviets de toda Rusia planteo el 29 de abril de 1918 que ¨es dudoso que se pueda pasar al socialismo sin aprender de los organizadores de los trusts¨.
En 1918, teniendo en cuenta de manera realista las condiciones concretas de la sociedad rusa, planteo también que el Capitalismo de Estado ¨sería un gigantesco paso adelante¨ y que ¨nos llevara por el camino más seguro al socialismo´. Esta idea se implementó dos años más tarde cuando la aplicación de la NEP.
En abril de 1921, hablando sobre la organización de la economía decía de manera subrayada por su parte que ¨todavía se puede y se debe aprender mucho de los capitalistas¨.
En Cuba, el Che en su artículo titulado ¨Consideraciones sobre los costos de producción…¨ escrito en junio de 1963, en el que explicaba la fundamentación de las empresas consolidadas que bajo su orientación se habían organizado para aplicar el Sistema Presupuestario, planteaba que ¨Este sistema se basa fundamentalmente en la idea de aprovechar los avances existentes en la contabilidad general de las empresas capitalistas¨.
  
En un artículo posterior suyo escrito en febrero de 1964 y titulado ¨Sobre el sistema presupuestario de financiamiento¨ el Che cita un artículo de Oscar Lange cuyos criterios manifiesta compartir y en cual Lange expone los avances del capitalismo en la esfera de la organización económica que debían ser tenidos en cuenta en la construcción del socialismo.
En este mismo artículo el Che plantea que ¨Las formas de conducción de la economía, como aspecto tecnológico de la cuestión, deben tomarse de donde estén más desarrolladas¨.  Y cita, como ejemplo, los casos de la tecnología de la petroquímica, y en la rama económica lo referente a las normas técnicas de dirección y control de la producción que estaban más avanzadas en el capitalismo.
Y tiene una frase concluyente: ¨el antecesor del sistema presupuestario de financiamiento es el monopolio radicado en Cuba¨.
¿Debemos concluir que Lenin y el Che eran ¨centristas¨?
Actualmente, ¿por qué no considerar la experiencia de países capitalistas en la estructura y organización de la propiedad pública o estatal existente en el caso de los países nórdicos de Europa e incluso en países imperialistas con una propiedad pública significativa y en los cuales esta ha funcionado y funciona con mucha más eficiencia que la experimentada durante años en los países del llamado socialismo real y en nuestro propio país?
¿Por qué no considerar las experiencias actualizadas en sus estructuras, funcionalidades, métodos de dirección y mecanismos de eficiencia las de los monopolios y las transnacionales, que son las que más se acercarían a nuestras Agrupaciones Empresariales Estatales?
¿Por qué no considerar la experiencia de funcionamiento de las MYPYMES en muchos países incluyendo capitalistas donde hay una experiencia más desarrollada que en nuestro país?
¿Por qué no tener en cuenta las experiencias internacionales, incluyendo las capitalistas, en cuanto a sistemas de gobierno, parlamentarios, semi parlamentarios y presidencialistas y, sobre la base de la historia nacional desde las Constituciones mambisas hasta las de 1940 y 1976 reformada en1992, como antecedente y de la experiencia de sus textos y aplicación práctica, formular ahora la propuesta que más se aviene a nuestra historia, proyecto de modelo de sistema económico social, condiciones e idiosincrasia?
Como planteaba Lenin, en su intervención de octubre de 1921 en el II Congreso de Educación Política, creo que debíamos proponernos superar lo que el llamo métodos envejecidos, es decir los manifiestos y declaraciones generales que en su momento fueron necesarios para explicar al pueblo que cosas nuevas queríamos edificar y cómo hacerlo pero que no tiene sentido continuar rutinariamente repitiéndolos.
Si seguimos haciéndolo, advertía Lenin solo 4 años después del triunfo de la Revolución de Octubre hablándole a la misma generación que había hecho la Revolución, ¨el obrero más simple se burlará de nosotros y nos dirá: ¨Basta de explicar cómo quieres edificar, demuéstranos en la práctica como sabes hacerlo. ¡Y si no lo sabes nuestros caminos son diferentes; vete al diablo! ¨. Y tendría razón. ¨
Y concluía Lenin: ¨Ha pasado el tiempo en que era necesario esbozar políticamente los grandes objetivos y este es el momento en que hay que realizarlos en la práctica¨.
Con mucha más razón ese debe ser nuestro propósito 60 años después del triunfo de nuestra Revolución, luego de reiterados intentos y frustraciones y hablándole a la sexta o séptima generación posterior al triunfo de 1959.
En los momentos actuales, como ya he escrito en fecha no muy lejana, considero que nuestro proyecto socialista corre riesgos y peligros, advertidos ya por Fidel en la Universidad y por Raúl en el 2010 y acrecentados hoy por la situación internacional existente con una presidencia pro fascista e irresponsable al frente de la potencia capitalista mundial más poderosa y que es nuestro principal enemigo a solo 90 millas de nuestras costas.
Es el momento para que todas las fuerzas políticas e intelectuales que nos pronunciamos por el Socialismo unamos nuestras fuerzas más que nunca y debatamos con honestidad y franqueza nuestros puntos de vista sobre cómo salvar y desarrollar la obra de la Revolución, sin paranoias que vean el fantasma del enemigo en cualquier opinión discrepante de la nuestra, sin descalificaciones y calificaciones a priori, que obstaculicen el libre debate de argumentos a razón o en contra de una u otra posición o proposición y que en definitiva obstaculicen llegar al consenso necesario para hacer lo que sea necesario y hacerlo a tiempo.
Y también siguiendo las orientaciones de Lenin, debe evitarse la ¨fraseología revolucionaria¨ hueca y subjetiva, enfermedad que aparece ¨cuando en el curso de los sucesos revolucionarios se dan grandes y bruscos virajes¨, fraseología que se manifiesta en ¨una simple repetición de consignas revolucionarias, que emborrachan y exaltan los ánimos pero que carecen de fundamento y no toman en cuenta de manera suficiente las condiciones objetivas de la situación dada y de determinado sesgo de los acontecimientos¨.
Sábado, 22 de Julio de 2017 15:35. Isabel Soto Mayedo #. Cuba

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris