Facebook Twitter Google +1     Admin

Centroamérica: torres más altas de este lado del mundo

20090328205046-torrecuscayu9.jpg

Cuando de los rascacielos más altos del mundo se habla, enseguida la imaginación se transporta a Japón, Estados Unidos, China, Dubai y otros lugares, pero en el recorrido bien pudiera reconocerse la intención de los centroamericanos por no quedarse atrás.

Sin cuantiosos recursos económicos como sus rivales en esta lid, si de alturas se trata en el área cabe destacar la torre Global Bank, de Panamá; la Club Premier, de Guatemala; la Cuscatlán, de El Salvador; y la Panorama Life, de Tegucigalpa, Honduras, por sólo citar algunas.

Tales majestuosidades arquitectónicas contemporáneas son muestras de la aplicación de las más modernas técnicas de construcción y sobrepasan el suelo en casi 150 metros como promedio.

Ellas conviven en la zona con restos de un pasado de gloria en el orden constructivo, atribuido en lo fundamental a mujeres y hombres de la cultura maya, entre los que descuellan el guatemalteco complejo de Tikal y el de Copán, en Honduras.

Pese a los efectos nefastos de la ruptura en el desarrollo natural de los pueblos ancestrales de la región -por los procesos de conquista y colonización iniciados en la decimosexta centuria-, la impronta de la modernidad dejó a su paso grandezas como la panameña torre Global Bank.

Esta obra alcanza 176 metros y 43 pisos, por lo que es considerada la más alta y moderna del centro del subcontinente.

Arquitectos coinciden en afirmar que Ciudad de Panamá es la más privilegiada en cuanto a proyectos de alturas considerables por la escasa incidencia de terremotos y otros fenómenos sísmicos, en relación con sus vecinas centroamericanas.

En la metrópoli, elegida junto a la brasileña Curitiba, capital internacional de la cultura en 2003, confluyen los edificios más altos y modernos del área y viejos inmuebles al estilo colonial.

Sin embargo, las restantes naciones de la región despuntan también: la torre Club Premier -con 101 metros y 31 niveles de altura- es la más elevada de su tipo en la capital guatemalteca y destaca entre gran variedad de restaurantes, hoteles, tiendas, cientos de galerías y museos.

Algo similar ocurre con la Panorama Life, su homóloga en Tegucigalpa, Honduras, que funciona como complejo de apartamentos y cuenta con 25 niveles y 101,5 metros de altura.

San Salvador, identificada como el Valle de las Hamacas por la elevada secuencia de terremotos registrados en sus predios desde hace varios siglos, posee majestuosas estructuras como la del Banco de Cuscatlán.

Esta obra dejó atrás a otras de su naturaleza en el llamado pulgarcito centroamericano cuando fue erigida, en 1989, tanto en lo relacionado con la magnitud como en lo tocante a los estilos modernos de construcción.

La torre de Cuscatlán, con 74 metros de altura y 22 niveles, era la más alta del país hasta hace apenas dos años pero corre el riesgo de perder esa condición ante el avance de programas de construcción de complejos de apartamentos y áticos en la parte norte de la urbe.

También San Salvador cuenta con el estadio más grande de Centroamérica y el Caribe -igual identificado por Cuscatlán en honor al antiguo nombre de la ciudad-, con una capacidad para 45 mil personas en gradas.

Managua, capital de Nicaragua, exhibe igualmente gran variedad de edificios de alturas considerables pero los especialistas concuerdan en que el más elevado es la torre del Banco de América.

El inmueble más alto de ese país posee 15 pisos y 56 metros de altura, y su fortaleza quedó demostrada luego de resistir las sacudidas del fuerte terremoto de 1972.

La fuerte sacudida tuvo lugar el sábado 23 de diciembre y alcanzó una magnitud 6,2 en la escala sismológica de Richter. En correspondencia, el centro de la ciudad quedó destruido, murieron cerca de 10 mil personas y 20 mil terminaron lesionadas.

Sin embargo, la torre del Banco de América sobrevivió al temblor gracias a la técnica aplicada en su construcción, original de México, en virtud de la cual sigue a “flote” en el subsuelo.

 

Sábado, 28 de Marzo de 2009 12:50. Isabel Soto Mayedo #. Crónicas Nuestroamericanas

Comentarios > Ir a formulario







Propuestas

Periodista con experiencias como corresponsal de prensa en Bolivia, Nicaragua, y Guatemala.
Licenciada en Educación especialidad Filosofía e Historia, con estudios de Doctorado en Ciencias de la Comunicación, de Maestría en Historia de América Latina, el Caribe y Cuba; y diplomada en Periodismo, Género y Comunicación, en Relaciones Internacionales, y en Problemas y retos de la Globalización en América Latina.
Investigadora del Instituto de Historia de Cuba, con estancias en el Departamento Ecuménico de Investigaciones (Costa Rica), en El Colegio de México y en la Universidad Nacional Autónoma de Managua (Nicaragua), y como periodista invitada de la Organización Internacional de las Migraciones.
Premio Iberoamericano de Ensayo sobre las Libertades Laicas (México, 2010), Premio Margot Rosezensweig de Poesía de la Academia Mexicana de Literatura Moderna (México, 2003), y Premio de Mini-cuentos. Editorial Generaco Ltda. (Brasil, 2011)

Temas

Archivos

Enlaces


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris