Conversar con Mario Coyula sobre la vivienda en Cuba puede ser interesante, pero sin dudas perturbador